Flamenco

Un ciclo presidido por el baile de mujer y el toque de guitarra

  • El próximo viernes arranca la XIII edición del Festival de Jerez que, hasta el 14 de marzo, acumulará casi medio centenar de espectáculos repartidos en cinco ciclos

Como cada año, coincidiendo con el final de febrero, llega el Festival de Jerez. De él, a estas alturas, poco más se puede decir que no sea que se ha consolidado como una cita imprescindible y capital del baile flamenco y la danza española, que es a lo que siempre ha estado dedicado. Al Teatro Villamarta, donde se desarrolla el ciclo principal de este hilo argumental, se suman otros tres escenarios -Sala Compañía, Palacio de Villavicencio, Bodega Los Apóstoles- que acogerán cinco ciclos distintos: Solos en Compañía, Toca Toque, Los conciertos de Palacio, los Novísimos y Con nombre propio. Sus nombres adelantan en parte sus contenidos, en los que, además de baile, también hay cabida para el cante y el toque.

No es la primera vez que la cita jerezana -quizás sin proponérselo, quizás por que no es más que un escaparate de las producciones vigentes en la escena actual- está dominada por la presencia del baile de mujer. Un ejemplo: de las catorce funciones del Villamarta, ocho de ellas están lideradas por bailaoras y bailarinas de primera línea. Para empezar, el ciclo se inaugura con la nueva producción de Eva Yerbabuena, Lluvia, quien, por primera vez, ha dejado de presentar sus nuevas obras en la Bienal sevillana para hacerlo en Jerez. Le siguen en el calendario la Compañía de Danza Española de Aída Gómez (Permíteme Bailarte), la de María Pagés con su Autorretrato, Fuensanta La Moneta (De entre la luna y los hombres), Isabel Bayón (Tórtola Valencia), Rocío Molina (Oro Viejo), Mercedes Ruiz (Mi último secreto) y Carmen Cortés (Mujeres de Lorca).

La presencia femenina se extiende al resto de las funciones del teatro y a otros ciclos, entre los que este año destaca especialmente -y en este sentido- el de los Conciertos de Palacio por las actuaciones de cuatro mujeres guitarristas flamencas: la portuense Antonia Jiménez; la antequerana Celia Morales; Laura González, concertista de Córdoba, y Mercedes Luján, venida de Murcia. Las cuatro son, sin duda, los mejores exponentes de una disciplina que históricamente no ha sido especialmente frecuentada por la mujer.

Y siguiendo con la sonata, la presente edición del ciclo jerezano ha programado un ciclo cuyo nombre anuncia claramente su contenido: Toca toque. Dentro de él, y en el privilegiado escenario de la bodega Los Apóstoles, casi siempre a la medianoche, se van a reunir una serie de guitarristas para los que cabe recurrir al consabido dicho de 'no están todos los que son, pero sí que son todos los que están'.

El programa lo abre el jerezano Manuel Moreno Junquera 'Moraíto', que ofrecerá un homenaje a La Paquera con la colaboración, entre otros artistas, de los cantaores Miguel Poveda y Jesús Méndez, el penúltimo descendiente de la ilustre saga de la cantaora de La Plazuela.

Con posterioridad, pasarán por ese mismo escenario los emergentes Juan Antonio Suárez 'Cano' y Javier Patino, que presentará su más reciente grabación, Media vida; los consagrados Gerardo Núñez, de Jerez, Tomatito y Niño Josele, de Almería, y José Luis Rodríguez, de Córdoba. Para completar este excelente cuadro, tendrá lugar el gozoso encuentro entre el contrabajista de jazz Dave Holland y el guitarrista flamenco Pepe Habichuela, una colaboración que, con la participación del hijo de este último, Josemi Carmona, ha ofrecido interesantísimos conciertos por la geografía nacional.

Estos son sólo algunos de los aspectos que más llaman la atención de una programación que esconde, entre sus cuarenta y tantas funciones, un sin fin de propuestas dignas de interés.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios