Un cazaminas buscará en aguas de Cádiz el crucero 'Reina Regente'

  • La localización del barco hundido en 1895 cerca de la costa de Tarifa es una de las medidas puesta en marcha por el Gobierno español para proteger el patrimonio sumergido y localizar nuevos pecios

Comentarios 5

La Armada pondrá a disposición del Museo Nacional de Arqueología Marítima de Cartagena (Arqua) buques y unidades de buceo para proteger el patrimonio sumergido y detectar nuevos pecios, en virtud de un convenio de colaboración firmado ayer en el Museo Arqua por las ministras de Cultura y de Defensa, Ángeles González Sinde y Carme Chacón.

El acuerdo permitirá, antes de que acabe el verano, el traslado de un cazaminas a Cádiz -a la zona de Barbate- para explorar y localizar el crucero Reina Regente, hundido en una tormenta navegando de Tánger a Cádiz el 10 de marzo de 1895 con 412 hombres en su tripulación.

El convenio entre ambos ministerios supondrá la puesta a disposición del Arqua, a través del Ministerio de Cultura, de medios materiales y humanos con el objeto de proteger el patrimonio arqueológico sumergido, elaborar una carta arqueológica submarina, y localizar nuevos pecios y protegerlos.

Al menos un cazaminas con sus correspondientes sistemas de detección y rastreo de fondos marinos, unidades de buceadores y otros medios se pondrán a disposición del museo a través de campañas que financiará Cultura.

La ministra de Cultura, Ángeles González Sinde, señaló tras firmar el acuerdo que la colaboración entre ambos ministerios dará cumplimiento al protocolo internacional de la UNESCO de la protección del patrimonio arqueológico sumergido, "que España fue uno de los primeros países en ratificar ".

Afirmó además que a partir de ahora el departamento de Carme Chacón "se llamará el ministerio de Defensa de la Cultura".

El Ministerio de Cultura aportará el asesoramiento técnico de la subdirección general de Protección del Patrimonio Histórico y del Instituto del Patrimonio Cultural de España, así como los medios de que dispone el museo Arqua.

Asimismo el convenio contempla que "los acuerdos que sean preciso establecer con las comunidades autónomas o con otras administraciones implicadas en la protección del patrimonio arqueológico sumergido, serán concertados por el Ministerio de Cultura, previo acuerdo con el de Defensa".

Otro de los aspectos del protocolo suscrito es que el Ministerio de Cultura se hará cargo de los gastos derivados de las campañas, mientras que el de Defensa sufragará los gastos corrientes correspondientes a los medios materiales, buques e instalaciones o personal.

Los restos que se extraigan de las campañas en las que colaboren ambos ministerios se destinarán, en forma de depósitos temporales, al Arqua o "a otros museos de titularidad pública que determine la administración competente".

El Ministerio del Interior también colaborará en esta labor de protección a través del Sistema Integrado de Vigilancia Exterior (SIVE) de control del tráfico marítimo y en los trabajos de redacción del atlas arqueológico nacional submarino, según explicó el director general de Bellas Artes y Bienes Culturales del ministerio, José Jiménez.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios