José Manuel Benítez Ariza. Escritor

"Para bien o para mal, descubrí que mi escritura es autobiográfica"

  • El autor gaditano presenta esta tarde un nuevo tramo de su diario, 'La novela de K.', una obra con la que se inaugura Dos Mil Locos Editores.

Primero fue Señales de humo, después Pintura rápida y, ahora, La novela de K. José Manuel Benítez Ariza comparte intimidad con sus lectores en este nuevo tramo de su diario, del relato, esta vez casi novelado, de su día a día, donde la magia, lo fascinante, lo diferente, se esconde tras la pátina de lo cotidiano. Además, con La novela de K., el escritor y bloguero gaditano inaugura la nueva editorial Dos Mil Locos Editores, cuyos creadores, Rosario Troncoso y Paco Mármol, acompañarán al autor en la presentación en el Baluarte de la Candelaria a partir de las seis y media de la tarde.

-¿'La novela de K.' es una novela?

-Efectivamente, La novela de K. es realmente un diario pero con este título persigo reivindicar la condición de género narrativo que tiene todo diario. Este diario, claro está, tiene también elementos novelísticos como un hilo conductor y unos personajes, está K., claro, que es una gata que, de alguna manera, van sosteniendo las líneas argumentales de la obra. Cuando he tenido que definir este libro opto por decir que es una novela en bruto porque no sería complicado buscarle un acabado novelístico si se quisiera.

-Como diario, ¿hay más elementos reales o más de ficción?

-Para que sea un diario el texto debe tener un compromiso de verdad ante los lectores pero también es cierto que en el momento en el que las experiencias que se comparten guardan una relación, un hilo argumental y unos personajes pues esos elementos no existen en la vida real a no ser que alguien reelabora su historia personal.

-Hábleme de K.

-Pues K. es una gata que en este libro, en este tramo del diario, está recién llegada a la casa y despliega ante sus habitantes ciertos repertorios de gestos, silencios, ciertas actitudes que las personas que habitan la casa no se esperaban. Además, K. se convierte también en el contrapunto del narrador, mejor, se convierte en un interlocutor silencioso con el que el narrador tiene un diálogo, es también un punto de referencia de la actitud del narrador. Por ejemplo, cuando el narrador se sienta frente al ordenador para escribir, K. se lanza a la pantalla como queriendo cazar algo, arañar algo, como si hubiera vida allí, dentro de la pantalla.

-Su manera de escribir siempre nos descubre lo mágico, lo inusual, que se esconde en lo cotidiano, ¿cree que ésa es su misión como escritor?

-Descubrí hace mucho tiempo que, para mal o para bien, mi escritura es autobiográfica y no porque tenga un interés especial en contar mi vida pero creo a través de mi propia vida, alrededor de todo lo que me ocurre, de mi entorno inmediato, soy capaz de indagar en la profundidad de todos esos hechos cotidianos. Explorar esas pequeñas cosas que, al final, esconden algo tan fascinante como cualquier historia imaginada. Me interesa mucho esa perspectiva y es desde donde me muevo.

-Ha confiado esta novela a una nueva apuesta editorial, Dos Mil Locos Editores, ¿por qué?

-Realmente ellos han sido los que me eligieron a mí, cosa que me sorprendió porque lo normal es que en una apuesta de nueva y de gente joven se fijen en escritores de su propia edad o de su entorno así que me sentí muy honrado, muy agradecido y muy contento cuando se fijaron en mí. Me parece que tanto Charo (Troncoso) como Paco (Mármol) han tenido mucha valentía para poner en marcha un proyecto editorial en esta época pero, también es cierto, que ahora es cuando hay que hacer cosas así porque las editoriales tradicionales no funcionan ya que se ha acabado ese viejo tinglado de subvenciones y compras. Es bueno que surjan estas empresas modestas pero también más dinámicas y creativas.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios