El arte barroco andaluz del Museo de Cádiz se exhibe en el Hermitage

  • 24 piezas de cuatro museos andaluces, entre ellas cuatro gaditanas, pueden verse hasta el 25 de septiembre en esta importante pinacoteca rusa · Zurbarán y Tobar, entre los artistas de la muestra

Comentarios 2

La obra barroca andaluza más representativa del Museo de Cádiz se ha trasladado a una de las pinacotecas más importantes del mundo, el State Hermitage, en pleno corazón San Petersburgo, donde bajo el título Diálogos. Obras singulares de la pintura barroca en los museos de Andalucía se exhiben piezas de cuatro museos andaluces.

De las 24 pinturas que integran la exposición, cuatro proceden del Museo Provincial de Cádiz, al que se suman otras 20 que llegan desde Sevilla, Granada y Córdoba.

De las piezas gaditanas han viajado en concreto hasta Rusia La Virgen de la Faja, de Alonso Miguel de Tobar, así como San Lorenzo, San Juan Bautista y Pentecostés, de Francisco de Zurbarán.

En la propia página web del Hermitage se anuncia la puesta en marcha de esta exposición en el edificio New Hermitage de este conjunto arquitectónico. En el texto de presentación habla de una pintura realizada a lo largo del S.XVII, considerada "la edad de oro de la pintura española". Y Andalucía, prosigue el anuncio, "es una región del sur de España que tiene una rica tradición artística, con pintores tan famosos como Juan Sánchez Cotan, Alonso Cano, Bartolomé Esteban Murillo, Juan de Valdés Leal y el propio Zurbarán".

Hace referencia a la palabra "diálogos", que da título a la exhibición, al hilo de "un grupo de artistas que pese a proceder de la misma parte del país -Andalucía- y al mismo periodo, cada uno ofrece su propia interpretación del mismo objeto, lo que conduce a una especie de diálogo entre los artistas".

"También refleja esta pintura la conversación entre el hombre y Dios". Diálogo que también se produce, explica la web, "con la cesión de pinturas de un centro a otro".

La muestra se ha articulado en cuatro secciones temáticas que discurren por los apartados Mater Amantísima; Vidas ejemplares. Santos, ascetas y místicos; Encuentros con lo divino y De lo sagrado a lo profano. En función a estos sectores se han seleccionado las 24 obras que cuelgan de l misma sala del nuevo edificio del Museo.

En cada una de estas secciones se ha buscado primordialmente el diálogo de contrastes y similitudes, que encuentran un nexo común en el factor ideológico.

En este sentido, el fin de la plástica barroca juega un papel primordial, especialmente en la concepción de la imagen. Y es que según los criterios de esta corriente, la imagen no solo ha de embellecer, sino que cumple una misión formativa y didáctica como elemento ejemplarizante para exaltar las virtudes cristianas y fomentar la fe.

La muestra parte así del aspecto más humanizante de la figura de la Virgen María, entre su faceta más tierna como madre y más trágica, ante la pérdida del hijo. De las vidas ejemplares de santos se ensalza el cultivo del espíritu de los ascetas y el contacto directo con Dios de la mística. Así, la tercera sección sobre el encuentro con lo divino trata la dificultosa irrupción técnica de lo terrenal y lo celestial, mientras que el último sector trata la pintura profana como contrapunto, insertando géneros como el retrato o el bodegón.

En definitiva, arte andaluz y barroco inserto en todo exponente de la creación europea y mundial, el Hermitage, en una iniciativa puesta en marcha por la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía, cuya delegada en Cádiz, Yolanda Peinado, ha mostrado la satisfacción que le reporta "que el patrimonio del Museo de Cádiz se esté difundiendo por todo el mundo en una exposición que es de marcado carácter andaluz".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios