El australiano que aprendió a tocar flamenco y vino a Cádiz

  • Su nombre es Will Henderson, nació en Sydney hace 23 años · Lleva dos estudiando intensivamente guitarra y cumplió su sueño de viajar a la cuna del cante hondo

Comentarios 3

La Cádiz de los contrastes, la ciudad abierta y universal, la localista y 'barriera', la original y la ordinaria ofrece algunas perlas sueltas por sus calles dispuestas a ser recogidas. Perlas que llegan de todo el mundo. Gentes que conocen los valores de esta tierra y quieren impregnarse de ellos.

Will Henderson se encuentra en el Paseo Marítimo, frente al edificio Isecotel con su guitarra y con un grupo de amigos gaditanos recién conocidos en una noche de calma de estío. Este joven australiano, nacido en Sydney, tiene 23 años y ha llegado a Cádiz persiguiendo un sueño. Desde hace dos está estudiando intensivamente guitarra flamenca con cinco maestros distintos en Australia. Este verano decidió coger su hatillo y puso rumbo al barrio de Santa María de Cádiz, uno de los vértices del flamenco. Y fue directo al grano, ha estado viviendo justo enfrente del Centro Municipal de Arte Flamenco de la Merced, donde ha recibido un curso intensivo de guitarra durante una semana.

Al joven guitarrista le gustaba el flamenco "por su raza" pero, "no lo entendía" y por eso decidió estudiarlo. Entre sus artistas preferidos se encuentra los guitarristas Gerardo Nuñez, Chicuelo, Tomatito y el mítico Camarón. Los padres le ayudaron con su pasión y se puso a trabajar a diario con su guitarra. Will cuenta que "el viaje se lo ha costeado él", con su trabajo. Es un hombre polifacético, lleva desde los cuatro años tocando el violín y la guitarra clásica. Sus estudios superiores los cursó en el Conservatorio de Música de la Universidad de Sydney. Tiene un grupo flamenco en Australia, Los tres monos -aunque son cinco-, que se puede seguir por Myspace y se ha financiado el viaje con algunos concierto de este grupo, más las clases de guitarra que también imparte en Australia y la participación en un programa de la televisión nacional australiana Channel 7, donde toca la guitarra -esta vez la eléctrica, a base de rock- en The Matty Johns Show. El trabajo de todo un año.

La experiencia -cuenta- "ha sido maravillosa" y se marcha muy contento porque en Cádiz le ha dado "muy bien de comer y de beber", al mismo tiempo que le han enseñado mucho español. Cádiz le ha encantado y piensa "volver el próximo año para seguir estudiando flamenco". Esa noche, era el centro de atención en el Paseo Marítimo mientras las bocas de los gaditanos que le observaban permanecían abiertas al comprobar como unas manos australianas acariciaban las cuerdas de una guitarra española al ritmo del más clásico ritmo flamenco. Los sueños se pueden conseguir si se pelea por ellos, aunque se hallen en las antípodas.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios