día internacional del flamenco

"A la altura del flamenco"

  • Carmen Linares recibió anoche en La Isla el sexto premio Leyenda del Flamenco, un reconocimiento a su trayectoria y a su enorme talento

Carmen Linares, junto a Cavada y Fran Romero, el primer teniente de alcaldesa. A la izquierda, Lolo Picardo y Javier Fernández 'Chico'. Carmen Linares, junto a Cavada y Fran Romero, el primer teniente de alcaldesa. A la izquierda, Lolo Picardo y Javier Fernández 'Chico'.

Carmen Linares, junto a Cavada y Fran Romero, el primer teniente de alcaldesa. A la izquierda, Lolo Picardo y Javier Fernández 'Chico'. / román ríos

El Día Internacional del Flamenco -un día "tan señalaíto"- no pudo pasar desapercibido en La Isla, que celebra además en 2017 su Año Camarón. Tampoco en uno de sus escenarios predilectos: el de la mítica Venta de Vargas, que anoche recibió a una invitada de excepción. La cantaora Carmen Linares se convirtió en la sexta Leyenda del Flamenco, una distinción que desde la ciudad en la que nació el genio del cante reconoció a la par su trayectoria de primera y su talento prodigioso.

El reconocimiento, otorgado por la productora Flamenco La Isla y por la propia Venta de Vargas, llegó con los cantes de Rancapino de regalo y con el "recuerdo imborrable" -e imprescindible en un día como el de ayer- a la gran leyenda de Camarón, una figura "fundamental" en el flamenco, como dijo la homenajeada al rememorar al artista con el que, en más de una ocasión, compartió escenario.

Carmen Linares, emocionada por el premio que recibió de manos de la alcaldesa, Patricia Cavada, lanzó además un mensaje rotundo en este día consagrado al arte del flamenco: "Tenemos la mejor música del mundo: el flamenco. Y tenemos que hacer todo lo posible para estar a la altura del flamenco", afirmó. La cantaora, acompañada a la guitarra por su hijo Eduardo Pacheco, devolvió el gesto al auditorio al que regaló con cariño unos cantes que fueron acogidos con gran entusiasmo.

Previamente, en la misma Venta de Vargas, la artista descubrió un azulejo de José María Herrera 'Gallo' ilustrado por su silueta más característica y reconocible. Es la sexta cerámica que el establecimiento dedica a sus Leyendas: Rancapino, Fosforito, Paco Cepero, Lebrijano, Curro Malena y, ahora, Carmen Linares, la primera mujer de este selecto club.

Fue Lolo Picardo, gerente de la Venta y uno de los promotores del galardón Leyenda del Flamenco junto a Javier Fernández 'Chico' y Carlos Rey, el que explicó también a comienzos del acto la vocación con la que, "desde la humildad", nace esta distinción, que coincide también en el tiempo con una era de redescubrimiento del flamenco en La Isla, en gran medida gracias a sus iniciativas.

Antonio Barberá, presidente de la Cátedra de Flamencología de Cádiz, fue el encargado de realizar también anoche una breve pero completa semblanza de Carmen Linares, en la que destacó la trayectoria de "una artista formada a la vieja usanza", "una cantaora sabia, larga y estilística formada ante la veteranía cantaora", una artista -dijo- con "conocimiento". A ello, prosiguió, su cante suma "un rasgo estremecedor, lleno de matices y tonalidades, personalidad propia que la distingue del resto, y un enorme poder comunicativo que conecta intensamente con el público". Rancapino lo resumió con menos palabras al referirse a ella desde el escenario: "Carmen es Carmen, no se parece a nadie cantando".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios