"Los adultos somos demasiado pudorosos"

Sus diseños cuelgan las perchas de los almacenes Barney's e incluso del armario de Björk. La explosión de color e inocencia que se palpa en sus creaciones es un síntoma de buena salud para la moda española, que no tiene nada que envidiar a los jóvenes talentos franceses.

-Como el lobo feroz se comió a la abuelita, ustedes hace mucho que se comieron El Ego. ¿Cuando los volveremos a ver en Cibeles, su hermana mayor?

-Hace ya unos años que hicimos Cibeles y La Pasarel la Barcelona (antiguo Gaudí), era un momento en el que necesitábamos crecer como empresa a nivel comercial y preferimos hacer más hincapié en el desarrollo internacional. Este año hemos hecho el Ego porque presentábamos una segunda linea, más joven, y pensábamos que encajaba mejor allí.

-En el cine, la esfera indie ha sido artífice de films que han sabido plantar cara a las grandes superproducciones. ¿Podría suceder algo similar en al moda?, ¿Qué tienen que aportar ustedes frente a los diseñadores clásicos?

-Supongo que una visión diferente de la moda. Este mundo siempre se asocia a diseñadores estrella, chicas con taconazo, pasarela y modelos impresionantes. Nosotros lo vemos desde un punto de vista más normal.

-¿Cómo llegasteis a tener a Björk entre vuestros clientes?

-Presentamos nuestro primer desfile en la pasarela del FIB el mismo año que ella tocaba allí, así que tuvimos la oportunidad de regalarle algo. Luego la conocimos mejor cuando vino a Madrid y hubo feeling entre nosotros.

-¿Qué tienen los cuentos que los convierta en la fuente de inspiración perfecta?

-Siempre nos han gustado, pero no sólo los ñoños, sino también aquellos que tienen parte oscura y terrorífica. Parece que describen bien al ser humano con esa doble cara: la del bien y la del mal.

-Vuestros diseños despiertan el alma de niño que todos tenemos escondida. ¿Qué nos falta a los mayores a la hora de vestirnos?

-Los niños se visten como si estuvieran cambiando de personalidad. Se recrean, se disfrazan, se imaginan en nuevos mundos y eso es lo que nos hace seres humanos: la imaginación. Cuando crecemos perdemos confianza en nuestros gustos y tenemos demasiado pudor.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios