Los abiertos postulados de un Arte sin fronteras

  • La exposición 'Una habitación propia', protagonizada por mujeres, muestra diversos planteamientos artísticos

Un espectador de la exposición 'Una habitación propia'. Un espectador de la exposición 'Una habitación propia'.

Un espectador de la exposición 'Una habitación propia'. / pascual

No soy nada proclive a tantas manifestaciones como hoy existen hacia eso que llaman situaciones de género. Tengo tan claro que somos iguales, salvo las diferencias biológicas, que creo que, con todo esto, se hace un flaco favor a la mujer y se potencia la teoría de los burros que piensan otra cosa. Pero allá banderías y demás salidas reivindicativas. Pero si no soy partidario de esas parafernalias ideadas por creencias muy discutibles, menos lo soy cuando se trata de hechos relacionados con lo artístico. Jamás he creído en Arte de mujeres ni en Arte de hombres. Sólo existe Arte bueno y el que no lo es; lo demás son dialécticas interesadas que, creo, a nada conducen. Como lo siento, lo manifiesto. He comisariado, incluso, exposiciones con artistas mujeres, sólo con el objetivo de mostrar buenos planteamientos artísticos; quienes los realizaron, únicamente poseían la dimensión propia de su autoría y no espurias posiciones vacías de contenido. A esta exposición que se presenta en la Pescadería sólo le encuentro la pega de haberla hecho coincidir con fechas de reivindicaciones interesadas de matices políticos.

Entremos de lleno en lo que verdaderamente conviene: el Arte siempre por el Arte y para lo mejor del Arte. Espléndida muestra de planteamientos artísticos superiores; situaciones plásticas afortunadísimas con variadas argumentaciones formales y diferentes conceptos estéticos.

Carmen Chofre, comisaria de la exposición, ha conseguido un magnífico catálogo de artistas; cada una con un lenguaje muy especial y que patrocinan realidades artísticas diferentes, con sello propio y desenlaces plásticos abiertos y de manifiesta trascendencia. La propia Carmen Chofre se nos aparece como una extraordinaria pintora de retratos: El de Rocío Cano es espectacular, con una sabia yuxtaposición entre las formas que ilustran la realidad de la modelo y las circunstancias psicológicas que desprende. Obra que aparece complementada con unos bellísimos bocetos preparatorios del gran retrato protagonizado por la pintora jerezana. Además nos presenta otra magnífica pieza retratística, Virginia, que nos posiciona ante la belleza absoluta de la forma representada, dejando constancia de la dimensión física de la modelo y su intimismo emocional. La solvencia creativa de Carmen Guerrero se nos muestra con tres piezas de muchísimo valor plástico. Soledad es una obra mayor, con unos resultados representativos valientes, sabiamente estructurados desde un dibujo portentoso que sirve de base a la bella ilustración de una feliz imagen, acondicionada desde unos parámetros donde lo real se envuelve de un personalísimo aliento que transforma el conjunto y lo llena de suma entidad pictórica. Además, dos obritas nos sitúan ante las posiciones excelsas de un retrato que esta autora domina con un sello único. Malali Bachiller es la autora de un importante trabajo en el que se combina las calidades técnicas de su planteamiento pictórico y su racional sentido de la espacialidad. A Pescadería nos trae dos poderosísimas obras, realizadas a tinta china sobre papel, en las que los elementos componen un estamento representativo de naturaleza ambigua y bellas proporciones que imponen al espacio un contundente y riguroso sentido dibujístico . Gloria Martín realiza una pintura metafórica que nos hace plantearnos diversas circunstancias existenciales. Utilizando como premisas las pinturas de meros soportes artísticos, lienzos apilados vueltos de espaldas en silente espera, la realidad suspende su discurso visual y nos transporta a espacios presentidos que suscitan expectación y máxima inquietud. Ana Barriga plantea su ideario estético mediante unas pinturas que, a la par que crean una nueva dimensión artística sin menos elitismos y un cierto sentido canalla, abren las perspectivas significativas y ofrecen un desarrollo plástico totalmente mediatizo por un aparente discurso de imposibles que llegan a distorsionar lo real y dotarlo de nueva identidad. Rocío Cano sitúa su participación en esta exposición en un paisaje de Bolonia que nos adentra por esa sabia interpretación de la escena, con dos planos representativos, en los que se conjugan a la perfección la medida soltura de la pincelada con el expresionismo de la forma, hasta conseguir un conjunto en el que se capta la esencia del paisaje y la historia del lugar. Magdalena Murciano hace transitar la mirada del espectador por un horizonte de máximos. En su pintura no existen huecos vacíos; todo está lleno de elementos que parecen organismos o materias inertes que crean un horizonte en grises lleno de contundencia plástica y que provocan ese desasosiego emocional, producto del exceso acumulativo y de lo que parece no controlable. Finalmente Luisa Porras, creo que una de las más lúcidas intérpretes de la verdadera escultura, nos ofrece dos importantes ejemplos de ese dominio estructural que posee para manipular los materiales y que proporcionen un determinado desarrollo plástico y conceptual; en este caso, con una intención social. La culpa es una especie de gran lágrima negra realizada con materia textil y metida en una campana de cristal que nos provoca un pellizco en el alma. En Oxímoron - Sabordage, vuelve a emplear el tejido para introducirnos en la visión de contrarios. Dos inquietantes burkas, uno blanco y otro negro, camuflan una realidad que, sin embargo, no tiene vuelta de hoja. Dos piezas que plantean toda la grandeza de la escultura y que, además, toca sentimientos, desgraciadamente, socialmente protagonistas.

Muy buena exposición la que se puede contemplar en la Pescadería de Jerez y que lleva el título de la obra de Virginia Woolf; una muestra de arte inteligente, sabio, lleno de todos los buenos planteamientos que existen en esa Plástica Contemporánea, abierta y sin fronteras; una exposición de grandes artistas, sin más.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios