Wilhem and the Dancing Animals llegan hoy a la Sala Milwaukee

Tras su acelerado y exitoso paso por los festivales Mirador Pop y Monkey Week de este año, Wilhelm and the Dancing Animals han logrado labrarse un hueco en los oídos de los melómanos más curiosos e imaginativos de la Bahía.

Su directo arrasó entre la concurrencia, vendieron discos como churros y el boca a boca ayudó a tejer a su alrededor una suerte de leyenda urbana: estos chicos, además de ser muy buenos, te levantan el ánimo con tres acordes y dos berridos.

El origen de la banda pamplonica se encuentra en la impetuosa necesidad por parte de Guillermo (antiguo batería de Antigua & Barbuda) de dar un nuevo rumbo a su carrera, para lo que contactó con Helen Agreda. Así, abandonó (aunque sólo en parte) el rock salvaje que venía practicando para meterse de lleno en una suerte de folk aguerrido y rabioso.

El resto de la formación, los "animales danzantes", son Have, Kiko, Íñigo y Josh, que se encargan de untar las composiciones de la pareja sonora con instrumentaciones y arreglos de toda clase.

El resultado es, sencillamente, deslumbrante. Wilhelm and the Dancing Animals es un experimento musical que parte de una clara filosofía: denunciar las zonas erróneas de nuestra existencia occidental, clamar frente a la naturaleza como un animal más y sugerir una vía de escape a partir de un optimismo visceral y guerrero.

De este modo, a las secciones acústicas puramente folk, Wilhelm (Guillermo en cualquier idioma nórdico), Helen y sus colegas inyectan unos coros desabridos de corte punk, así como unos ritmos endiablados que recuerdan (de lejos) a Animal Collective.

Tras auto-editar su primer EP (The Forest Have No Names), Wilhelm and The Dancing Animals aterrizan en la sala Milwaukee para la puesta de largo de su nuevo trabajo largo, The War of the Species, que suena como un puñetazo sobre una mesa de nogal, como un berrido comedido contra la deshumanización occidental.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios