Lírica Diez años de producción propia del Villamarta

Villamarta, el estilo de una década

  • El coliseo jerezano celebra diez años de producción propia de óperas y zarzuelas · Un referente a nivel nacional que ha generado 19 obras exhibidas en España y el extranjero

Comentarios 7

Fue en aquellos días de diciembre de 1997 cuando Mozart decidió que el Teatro Villamarta era un buen sitio para quedarse. Quería dotarle a este recién reinaugurado coliseo jerezano un carácter fuerte pero a la vez sensible, luchador a la par que inteligente. Y se estrenó sobre las tablas de este Teatro con Don Giovanni. Y aunque con algunas prisas por ser la primera producción propia que asimilaba el teatro, todo salió a pedir de boca. Se realizaron cuatro funciones.

Y así, todo empezó, como los grandes romances, poco a poco, pero con intensidad. Luego llegaría La Traviata de Verdi, en abril de 1998. Primera producción absoluta, que se exhibiría en numerosas ciudades del país con un total de 19 funciones. Mozart volvería al Villamarta con El rapto del serrallo, en 1999, con cuatro funciones; Rigoletto de Verdi, en el año 2000, que se estrenó en el Gran Teatro de Córdoba, y que también se llevó de gira con 17 funciones. Romeo y Julieta de Gounod cantaron su trágico amor en el Teatro Campoamor de Oviedo en enero de 2002. Una historia que llegaría también hasta otras ciudades del país, con un total de 13 funciones, y a la vista están nuevos compromisos en Italia y en A Coruña. El elixir de amor de Donizetti se estrenó en abril de 2004 en el Villamarta, y se ha exhibido también en el Teatro Cervantes de Málaga y lo hará también en Pisa en octubre de este año, y de nuevo en nuestra ciudad en enero de 2009.

Con ganas se quedó Don Giovanni de regresar a las tablas del Villamarta, y lo hizo de nuevo en mayo de 2005. Lo hará otra vez en enero de 2010. Carmen de Bizet, como producción absoluta, se estrenó en enero de 2006 en Jerez. Se paseó por el país con un total de 11 funciones. Gijón, en julio de 2008, y Málaga, en junio de 2009, también disfrutarán de esta ópera. Eugene Onegin, producción absoluta, se exhibió por primera vez en abril de 2007 en el Villamarta y lo hará también en A Coruña en septiembre de 2008. También en 2007 fueron La flauta mágica de Mozart, producción absoluta junto a la Consejería de Cultura, que llegará a Málaga en junio de 2009, El trovador de Verdi y El diluvio de Noé de Britten, también junto a la Consejería de Cultura. La hija del regimiento de Donizetti ha sido la producción de 2008, con la colaboración de nuevo de la Junta de Andalucía.

La Fundación Teatro Villamarta, junto con el Maestranza de Sevilla, dentro de la red de teatros andaluces, es el único que da una temporada lírica estable de ópera y zarzuela. Es el concepto de Centro Lírico del Sur. Los aspectos que dotan de singularidad y relevancia nacional a esta iniciativa son la producción de espectáculos propios y girarlos a nivel nacional, es decir, una estrategia global y compleja que incluye (en términos absolutos o en coproducción con otras entidades públicas y privadas), la formación y apoyo a la creación los nuevos talentos, tal como se ha podido comprobar con artistas como el jerezano Ismael Jordi, la sanluqueña Ruth Rosique y la granadina Mariola Cantarero. Así, es clave la presencia de cantantes, directores, creadores, formaciones orquestales y corales, ballets, talleres de construcción de escenografía y vestuario y demás recursos de producción lírica españoles, especialmente andaluces. Tal como las orquestas Manuel de Falla y la Filarmónica de Málaga, o el coro del Teatro Villamarta. Y la apuesta por los jóvenes talentos, en todas estas áreas. Así como la presencia de artistas consagrados como Ainhoa Arteta, Cristina Gallardo-Domâs, Carlos Álvarez, Ángeles Blancas, Fernando de la Mora y Nancy Herrera, entre otros.

Como proyecto complejo e integrado, constituye una referencia de primer nivel para los aficionados a la lírica siendo, pues, un aliciente de primer orden a la estrategia global de proyección exterior de Jerez, a la vez que una actividad económica más de la ciudad. El último paso es la colaboración con otros teatros con intercambio de producciones a nivel internacional. En el apartado de zarzuela, Los amantes de Teruel de Bretón, fue la primera que se puso en escena, allá por agosto de 1997 en el Teatro Palacio Valdés de Avilés. Obra que se exhibió en numerosas ciudades hasta alcanzar las 20 funciones. Maruxa de Amadeo Vives, en coproducción con Ópera Cómica de Madrid, se estrenó el 23 de febrero de 1999 e hizo una gira de 13 funciones por varios teatros del país. La canción del olvido de Serrano se puso en escena en febrero de 2001, en el Teatro Gayarre de Pamplona, con un total de 15 funciones por el país. El asombro de Damasco de Luna, estrenada en abril de 2000, en el Teatro de Campoamor de Oviedo, con 9 funciones realizadas en Jerez y Bilbao. Doña Francisquita de Amadeo Vives, en coproducción con la Junta de Andalucía, se estrenó en el Villamarta en septiembre de 2006, teatro al que regresará el próximo mes de mayo. También giró por Córdoba y Bilbao. Por último, El huésped del sevillano de Jacinto Guerrero, se estrenó en enero de este año en el Villamarta.

En total, entre óperas y zarzuelas, se han realizado 19 producciones, 6 absolutas, 9 coproducciones, 3 adquiridas y una cedida en explotación. En cuanto a funciones en gira, la suma es de 157, se han visitado 12 comunidades autónomas y 19 teatros y festivales. Cifras que dejan clara la magnitud de aquella propuesta, que, como dice el director del Teatro, Francisco López, en su tribuna libre, se gestó con gran ilusión. La misma que perdura hoy.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios