cine

'Verano 1993', candidata española en los Oscar

  • El debut de Carla Simón es la segunda película rodada en catalán, tras 'Pa negre', elegida por la Academia

Las niñas Paula Robles y Laia Artigas, en una escena de 'Estiu 1993 (Verano 1993)'. Las niñas Paula Robles y Laia Artigas, en una escena de 'Estiu 1993 (Verano 1993)'.

Las niñas Paula Robles y Laia Artigas, en una escena de 'Estiu 1993 (Verano 1993)'.

Comentarios 2

Pa negre (Pan negro, 2010), de Agustí Villaronga, no será ya la única película española hablada en catalán que nos haya representado en las candidaturas al Oscar a la mejor película de habla no inglesa. Desde ayer, Estiu 1993 (Verano 1993), de Carla Simón, sin duda la película-sorpresa de la temporada, se suma a esa privilegiada lista que celebra, además del buen cine, como es el caso, la diversidad lingüística del Estado español en estos tiempos tan convulsos y confusos.

La película de Simón sigue así su carrera ascendente de reconocimientos desde que arrancara su andadura en la Berlinale y tras cosechar los premios más importantes en el Festival de Málaga. La Academia reconoce así, me atrevería a decir que con cierta valentía, un cine que no responde precisamente a los actuales dictados (televisivos) de la industria y sus modelos genéricos, y que encuentra su filiación en la modernidad europea y en ciertas vetas (pienso en Víctor Erice) desgraciadamente no demasiado transitadas por el cine español de las últimas décadas.

Estiu 1993asume la mirada de una niña como punto de vista emocional y sensorial para contar una historia autobiográfica de duelo e iniciación siempre atenta y permeable al clima, a la luz, los sonidos y rincones físicos de un espacio familiar en crisis.

Nuestra Academia se suma así con esta sólida apuesta a la amplia lista de títulos anunciados ya por las respectivas instituciones de cada país para representarlos en esa feria de vanidades y extraña lotería que son los Oscar. A los productores y promotores de la cinta les espera ahora la agotadora tarea de convertir un filme pequeño e intimista en un producto atractivo y vendible para los académicos de Hollywood. Y en su camino se encontrarán con no pocas competidoras de peso, entre ellas la última Palma de Oro, la sueca The Square, de Ruben Östlund, Happy End, de Michael Haneke, que lo hace esta vez bajo bandera suiza, la también premiada en Cannes In the fade, de Fatih Akin, representando a Alemania, o la noruega Thelma, de Joachim Trier.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios