'Vaivenes flamencos', una oferta renovada en tierra de soleá

  • Alcalá de Guadaíra inaugura un ciclo de verano conjugando disciplinas diversas

Tras las pasadas citas de Arcos de la Frontera (Flamenco en Escena) y Trebujena (En Clave del Sol), es ahora la localidad sevillana de Alcalá de Guadaíra, la tierra de uno de los estilos más relevantes del cante por soleá, la que se une a una renovación de su oferta veraniega cultural y de flamenco con el I Festival de Artes Escénicas Riberas del Guadaíra, que comenzó el pasado sábado día 5, y se prolongará hasta el próximo día 12 en el Patio de la Sima del castillo alcalareño.

Para empezar, hay que destacar que el ciclo supone una extensión de su oferta tradicional, pues la localidad sevillana ha continuado celebrando su Festival Flamenco Joaquín el de la Paula, que el pasado 28 de junio llegó a su XXX edición con la participación, entre otros, de José Mercé, Arcángel y Nano de Jerez. También, un día antes, se había celebrado el III Festival Flamenco de Aficionados Manolito María. A las viejas citas se une ahora esta nueva propuesta, subtitulada Vaivenes Flamencos, con la que una de las grandes cunas del flamenco como es Alcalá de Guadaíra incorpora a su programación un nuevo Festival que aspira a ser de vanguardia y en el que "tendrán cabida mixturas únicas de flamenco con teatro, jazz, danza contemporánea, circo, son cubano, cante, guitarra y percusión". Se trata, pues, de un nuevo y estimulante ejemplo de un ciclo en el que -como en las anteriores citadas- el flamenco ejerce de anfitrión de otras músicas y disciplinas que se inspiran en él o comparten su misma inspiración.

El festival dio comienzo el pasado sábado 5 de julio de la mano del bailaor local del barrio de Los Toreros, Javier Barón, que llevó a escena su espectáculo Dos voces para un baile, una propuesta basada "en un ejercicio de desnudez, de despojamiento de su baile y de los elementos que lo rodean, para quedarse con el tuétano que es la música, las voces y el ritmo". Le siguió, en la noche de ayer, la compañía de Belén Maya con el espectáculo La voz de su amo, que se anuncia como una nueva apuesta de la bailaora por "ampliar las claves coreográficas del flamenco y por la hibridación de géneros que determinan el arte escénico actual". Esta misma noche, sonará el Trío Benavent, Pardo, DiGeraldo, con su música que bebe del flamenco en clave de jazz y para mañana se ha programado la interesante propuesta de Varuma Teatro que, con su obra Malgama, ofrece un espectáculo familiar conjugando circo, danza contemporánea, teatro y flamenco. El miércoles 9 de julio, será la noche del grupo Son de la Frontera, que interpretará Cal, una mezcla de son cubano y flamenco y, al día siguiente, será el guitarrista jerezano Gerardo Núñez quien interpretará su obra Andando el tiempo con el solo acompañamiento de Ángel Sánchez Cepillo en la percusión.

El tramo final de estos Vaivenes flamencos contará con la actuación de la joven bailaora malagueña Rocío Molina (viernes 11 de julio) que traerá Turquesa como el limón, un gran espectáculo de variedades flamencas en el que "Rocío se olvida de todo lo externo para hacer lo más sencillo, lo más difícil del mundo: desnudarse. Gustarse. Rocío baila aquí a la guitarra, a la sombra y más allá: inventa sombras, inventa guitarras que están a años luz de distancia, exactamente en sus huesos". Para finalizar, el próximo sábado, Enrique Morente y Lagartija Nick en concierto con Omega. Una de las pocas ocasiones en que esta obra, que marcó un antes y un después en la historia de la música de nuestro país, se haga en directo, tras el Primavera Sound de Barcelona, el Día de la Música de Madrid y antes del Festival de Benicàssim.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios