Exposición

Universo Tintín

  • La Biblioteca de Extramuros acoge la colección de objetos, libros y revistas que José Paredes posee del popular personaje de cómic creado por Hergé.

Veinte años lleva José Juan Paredes Vallés coleccionando por derecho casi todo aquello que aparece en el mercado nacional e internacional relacionado con Tintín, el popular reportero creado por el historietista belga Hergé y por cuyo universo, tan familiar y atractivo para muchos, podrán viajar los gaditanos que se acerquen por la Biblioteca Adolfo Suárez de Extramuros para contemplar las quince vitrinas que guardan libros, carteles, diarios, revistas y todo tipo de objetos, más de 250, que José Paredes posee y que ahora integran esta muestra que permanecerá abierta hasta el 5 de enero del próximo año.

A lo largo de la planta baja de este edificio municipal se reparten los libros, los álbumes, las revistas, los periódicos, las figuras, las películas, los juguetes y juegos en los que Tintín y sus inseparables compañeros de aventuras son los protagonistas. José Paredes, veterinario de profesión y tintinófilo confeso y practicante desde su niñez, ha trasladado su colección particular a la Biblioteca dejando aún dos cajas de libros en su casa. Es la primera vez que José Paredes monta una exposición de esta envergadura. Hasta ahora, participó más modestamente en 2014 en la Feria del Coleccionista de Jerez y, el año pasado, llevó dos vitrinas a la Feria del Libro de Cádiz.

Pero en esta ocasión, el proyecto ha sido más ambicioso y el resultado está a la altura de su intención. Los distintos objetos se han repartido por las vitrinas acristaladas con un criterio temático, de forma que el visitante pueda contemplar y entender mejor los entresijos del cómic más traducido del mundo -a 114 idiomas y dialectos-, un auténtico fenómeno de masas que arrancó en 1929 y cuyo autor pasó por múltiples vicisitudes personales y profesionales, sobre todo en la época posterior a la ocupación alemana de Bélgica, pero que finalmente supo crear y dibujar un personaje destinado a convertirse en un referente del cómic para varias generaciones.

Dos vitrinas de la exposición están dedicadas a los medios de transportes que aparecen en las historias de Tintín. Una de ellas, en exclusiva, a los transportes terrestres. Ahí se pueden contemplar todos los modelos de coches que, de una u otra forma, utilizaron Tintín, sus amigos y, también, los malos de cada aventura, con la particularidad de Hergé variaba la dirección de los vehículos en sus viñetas según fueran conducidos por los buenos o los malvados, una de las muchas características de los cómics de este personaje y que José Paredes relata como otras tantas anécdotas que conoce a la perfección. Coches a escala y también trenes o tanques que aparecen en algunas de las aventuras de Tintín.

En otra vitrina se agrupan los transportes aéreos, marítimos y espaciales, con el cohete utilizado para viajar a la Luna por el reportero del tupé y su perro Milú en dos aventuras encadenadas. Aviones y barcos, también en pequeña escala, se alinean en las estanterías tal y como los dibujó Hergé, que sólo se inventó en sus viñetas un modelo de avión, el que aparece en Vuelo 714 para Sidney, y que también se muestra en la exposición tal y como lo ideó el ilustrador belga.

Pero no sólo están los coches, trenes y aviones pintados por Hergé, sino que se muestran libros monográficos dedicados expresamente a cada tipo de transporte, unos en español y otros en francés porque no se han editado aquí. Este dato da una idea de la complejidad de la colección de José Paredes, que lleva dos décadas buscando con ahínco y adquiriendo cada libro o cada objeto relacionado con Tintín, más allá del fructífero merchandising que se ha puesto de moda en los últimos años y que, por supuesto, está en la exposición.

Así, por otras vitrinas se reparten, en distintos tamaños, las figuras de Tintín, Milú, el huraño, entrañable y bebedor capitán Haddock, los inseparables y previsibles Hernández y Fernández, el profesor Tornasol o la cantante Castafiore, prácticamente el único personaje femenino que habita en el universo de un arriesgado y detectivesco reportero a quien, por cierto, no se le ve escribir una línea de sus aventuras en ninguno de los 23 álbumes que conforman su colección: una anécdota periodística de complicada resolución...

No faltan, por supuesto, los llaveros, las cartas, los vasos y tazas, los juguetes, los juegos con la imagen del personaje, incluidos los más modernos para consolas, los objetos publicitarios que también usaron la imagen de Tintín y las películas con las aventuras del reportero, que se agrupan en una vitrina y que demuestran que el séptimo arte es una de las asignaturas pendientes para sus aventuras, con excepción hecha de la última firmada por Spielberg que no desmereció en mucho a la originalidad de los cómics.

La colección de José Paredes cuenta también con libros especializados en el personaje y en su creador, muchos no publicados en España, incluso la enciclopedia que reúne de manera cronológica, en siete tomos, toda la obra gráfica de Hergé. Y en una vitrina se agrupan los álbumes de una aventura, La isla negra, en varios de los idiomas a la que ha sido traducida. No posee este veterinario gaditano ejemplares de los 114 idiomas en los que se pueden leer estas aventuras, pero en la exposición es posible contemplar cómics en latín, catalán, japonés, chino, coreano, esperanto, islandés, rumano, árabe, además de español y francés, una verdadera torre de Babel de la historia gráfica más traducida del mundo.

Con ser original todo lo relatado hasta ahora, la exposición muestra también una valiosa vitrina en la que se pueden ver las primeras publicaciones en las que apareció Tintín en 1929. Son originales de Le Petit Vingtième, el suplemento infantil y juvenil de Le XXème Siècle, el periódico en el que trabajaba Hergé. Viñetas en blanco y negro con los primeros pasos de un personaje que, con el paso del tiempo, tendería a convertirse en universal. También están en la exposición las publicaciones españolas en las que apareció Tintín, un reportero que fracasó en 1952 a su llegada al país a través de la editorial francesa Casterman, que tuvo que llevarse sus álbumes a Francia, y que se asentó en castellano con la aparición por entregas, a partir de 1957, en Blanco y negro. Un año después, la editorial Juventud comenzó a editar los cómics completos.

José Paredes relata éstas y otras cuestiones relacionadas con la historia de Tintín con el apasionamiento y el entusiasmo propios de su condición de especialista. Lo hace en voz baja, para respetar el ambiente de silencio que preside la Biblioteca. Su intención, de aquí a que cierre la exposición, es estar los viernes por la tarde en el edificio, siempre que pueda, para explicar la exposición y el personaje de Tintín a los visitantes que lo deseen. Su universo merece la pena.

LA COLECCIÓN DE JOSÉ PAREDES 

Biblioteca Adolfo Suárez. Hasta el 5 de enero de 2017. Horario: de lunes a viernes, de 9.00 a 20.00 horas.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios