Tullidos barrocos

Feliciana Enríquez de Guzmán es la primera mujer que publica su obra dramática en el Siglo de Oro, y se sitúa entre las seis dramaturgas que se dedicaron al teatro comercial profano en el siglo XVII. Sorprendente y poco estudiada, Juan Dolores Caballero la rescata para los escenarios andaluces con este montaje renovador y transgresor al mismo tiempo, manteniendo su fidelidad al lenguaje escénico al que nos tiene acostumbrados.

Teatro del Velador, compañía sevillana portadora del "teatro bruto" que trabaja sobre el mundo de lo deforme y lo grotesco convirtiéndolo en arte espontáneo y racial, consigue con Las Gracias Mohosas que el espectador tenga presente a través del texto sobrecargado, fusco y tunante de Enríquez de Guzmán, y los movimientos corales concebidos por "el chino Caballero" (así se conoce a su director cariñosamente en el mundillo teatral) cómo era la decadente sociedad del siglo áureo.

El olor a incienso, un solo de trompeta a ritmo de marcha procesional y las primeras notas cantadas a capella del miserere introducen a los mirones en un mundo donde la voz, y las miserias de los marginados convertidos en grupo de presión interesada dan rienda suelta a sus más bajos instintos. Casaderas vehementes, ciegos arteros, lúbricos frailes y tullidos avariciosos conspiran despiadadamente contra las conformidades sociales de la época.

Con una puesta en escena nada suntuosa pero suficiente, y un vestuario acorde con la magnitud de la época y los personajes, el grupo de actrices y actores del Velador bordan cada uno de los estereotipos a los que dan vida, ayudados de máscaras y de veracidad encima del escenario, y con un ritmo contagioso con el que consiguen que la magia del teatro siga viva a través de los siglos.

El actor portuense Juanjo Macías, premio al Mejor Actor en la Feria de Teatro de Palma del Río 2003 y miembro activo de Teatro del Velador en distintos montajes, repitió ayer presencia en la Muestra en el espacio escénico de las 7 Esquinas con el espectáculo de cabaret Dudual news, consiguiendo la aprobación unánime del público.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios