El centro del Teatro Romano recibe más de 61.200 visitas en su primer año

  • Esta cifra no alcanza los 103.000 espectadores de 2009, el año antes del cierre La Delegada de Cultura confirma la reapertura de este yacimiento antes del verano

El Teatro Romano ya ve luz al final del largo túnel de casi seis años cerrado (desde junio de 2010), que se dice pronto. Seis años de interminables obras que por fin van a poner punto y final, tal y como confirmó a este medio la delegada de Cultura, Remedios Palma. "Hemos tenido reunión con el equipo facultativo que lleva la dirección de obras y nos confirman que abrirá cuando dijimos, antes de verano".

Si no hay más contratiempos, en unas semanas abrirá sus puertas el Teatro Romano de Cádiz, cuyas obras han tenido que sortear en última instancia "algunos problemas con las escaleras" que abren paso al yacimiento desde Posada del Mesón, dado el gran desnivel que existe entre ambos edificios.

Precisamente hoy hace un año que el centro Theatrum Balbi abrió sus puertas, en el que han pasado por sus laberínticas calles con privilegiadas visitas al Teatro un total de 61.213 visitas (hasta el 17 de mayo). Una cifra, por cierto, que no supera a la que recibió el enclave el año anterior a su cierre, 2009, en el que fue visitado por 103.000 visitantes, poniendo de manifiesto la necesaria reapertura del propio yacimiento.

Haciendo un repaso en el tiempo, concretamente fue agosto, septiembre y octubre los periodos en que más visitas recibió con 10.468, 7.648 y 6.061 visitas, respectivamente. Le siguió en afluencia el mes de marzo, con 4.770; noviembre, con 4.297 y julio con 4.402. El resto de meses recibió 3.850 en junio, 3.798 en diciembre, 3.230 en enero, 3.092 en febrero, 2.789 en lo que va de mayo, y 1.230 durante los pocos días que abrió en mayo de 2015.

Durante la jornada inaugural de este espacio preparado para traducir el Gades romano a través de uno de sus más importantes monumentos, el más antiguo de Hispania y de los más grandes del Imperio, se expresaron muchos deseos. Entre ellos, el de dinamizar el turismo del barrio del Pópulo, tal y como manifestó en su primera visita el entonces presidente de la Asociación de Vecinos los Tres Arcos, José María Alonso y otros vecinos y comerciantes del barrio.

Y es que los años de cierre del yacimiento ha sido una de las grandes barbaridades cometidas a costa del patrimonio gaditano. Y no sólo por la larga clausura que ha dejado huérfano el circuito turístico de la ciudad, sino por cómo se ha resentido el teatro, como se pudo observar e la última visita con la disgregación de elementos que presentaba tanto el graderío como el resto del teatro. Tanto es así, que el nuevo circuito no permite lo que hasta ahora, pisarlo. El público podrá visitarlo desde sus entrañas, desde sus galerías hasta la cavea o graderío, desde donde un entarimado conducirá a la parte alta del mismo.

Ha sido sin duda una faraónica, costosa y criticada -por los propios expertos y arqueólogos- obra de consolidación de los edificios colindantes la que lo han mantenido cerrado, que posteriormente se ha completado con el acondicionando de dicho recorrido con entrada por el nuevo centro, a través de Posada del Mesón. Probablemente si hubiera sido BIC -como el Teatro Romano de Málaga o el de Mérida-, nada de esto hubiera ocurrido, dada las restricciones que impone esta declaración.

La buena noticia es que este recorrido se compatibilizará con la segunda parte de la gran puesta en escena del teatro, las obras previstas en el marco de la ITI (Inversión Territorial Integrada). Estos fondos europeos aportarán casi cinco millones de euros a nuevas intervenciones que no sólo pondrán a punto el resto del yacimiento como la escena y la orchestra, sino que permitirá por fin excavar en varias áreas. Si esto se cumpliera, permitiría alcanzar uno de los grandes objetivos proyectados para el Teatro: incluirlo en la red de teatros romanos, devolviéndoles su función como escenario.

Concretamente, según confirman desde Delegación Provincial de Cultura, se invertirá un millón de euros en la primera anualidad (2016), alcanzando los casi cinco millones previstos de aquí a 2020.

Aparte de la ITI, las últimas intervenciones realizadas en el Teatro Romano suman una partida de 1.8 millones de euros. A esto hay que añadir los otros 640 mil euros invertidos en 2014 y los 559.000 de 2015. En breve se podrá disfrutar del resultado final.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios