Teatro Corsario trae al Falla el terrorífico universo de Allan Poe

  • La compañía vallisoletana presenta mañana 'La maldición de Poe' en el XXVIII Festival Internacional del Títere Ciudad de Cádiz, que empieza hoy · La obra está dirigida a adultos y adolescentes desde 12 años

Los gaditanos tienen mañana una cita con el particular y terrorífico universo del escritor estadounidense Edgar Allan Poe. El vigésimo octavo Festival Internacional del Títere Ciudad de Cádiz, que comienza hoy, reserva en su programación de mañana viernes el único pase previsto en el Gran Teatro Falla para Teatro Corsario y su obra La maldición de Poe, un montaje que gira en torno a varios cuentos de este maestro del género pero que contiene historia e identidad propia. El montaje de esta veterana compañía vallisoletana supone el único guiño reservado para el público adulto y para jóvenes y adolescentes, en un festival destinado eminentemente al espectador infantil.

Teatro Corsario nació en Valladolid en 1982. Lo hizo para dedicarse al teatro de carne y hueso, al trabajo con actores, pero a partir de 1995 decidió compaginar estos montajes reales con el mundo de los títeres. Jesús Peña, director de los espectáculos de títeres de la compañía, explica que desde un principio se plantearon estos montajes alejados del público infantil, en la intención de ofrecer algo distinto a lo habitual: "Aquello fue una operación de riesgo que poco después se convirtió en un éxito. Nuestra primera orientación fue la de dedicarnos con los títeres a un público adolescente, juvenil, para después buscar el público adulto".

Así fue. El primer montaje de títeres de Teatro Corsario fue precisamente La maldición de Poe, un título con el que triunfaron y gracias al cual se atrevieron a dar otro paso más, mucho más atrevido, con otros dos espectáculos -Vampyria y Aullidos- en los que Teatro Corsario introduce dosis de erotismo y violencia.

La compañía vallisoletana retoma ahora su primera producción de títeres, que es la que traen mañana a Cádiz, donde varios personajes de los cuentos de Allan Poe aparecen en mitad de una trama principal protagonizada por dos adolescentes (Edgar y Annabel) que se debaten entre su amor incipiente y los juegos propios de niños. La maldición de Poe va tomando así cuerpo con la inclusión del terrorífico universo del escritor a través de personajes de El gato negro o Los crímenes de la calle Morgue.

Explica el catálogo donde se recoge la sinopsis de esta obra que se trata de un montaje destinado a mayores de 12 años, una edad en la que difícilmente se ha accedido aún a los excepcionales cuentos de Allan Poe. Teatro Corsario resuelve este posible hándicap con un cuaderno didáctico que permite al adolescente acercarse a la figura del escritor de Boston, comprender su mundo e iniciarse en su apasionante universo.

No será el caso de Cádiz. Por eso advierte Jesús Peña que la representación en el festival está destinada fundamentalmente al público adulto, aunque también explica que los jóvenes que se acerquen mañana al Teatro Falla podrán comprender sin problemas la obra aunque no conozcan a Poe: "No tendrán lagunas, no es necesario conocer profundamente los cuentos de Poe para comprender el montaje. En la obra hay, por así decirlo, guiños para los entendidos con la aparición de sus personajes".

La maldición de Poe es, además, una obra en la que priman el aspecto musical y el visual, por encima de un lenguaje verbal que es mínimo y que, por tanto, no resulta fundamental para entender el espectáculo. Este hecho permite a Teatro Corsario abrir fronteras y llevar sus obras fuera de España, donde han logrado ya varios reconocimientos y galardones.

Teatro Corsario, al mismo tiempo, no abandona su producción puramente teatral, que arrancó allá por 1982 con textos de Tennessee Williams, Jardiel Poncela o Peter Handke, y que viró, ya en la década de los 90, en una apuesta por el teatro clásico español que aún mantienen.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios