Tarde con los versos de Salvador Rueda, precursor del Modernismo

  • Antonio Carvajal y Enrique García-Márquez ahondaron en la lírica del poeta malagueño

La figura de Salvador Rueda, precursor del Modernismo español, centró el acto homenaje que ayer se celebró en la Delegación Provincial de Cultura, dentro del ciclo Tardes con las Letras.

Sobre su lírica charlaron, ahondaron y disfrutaron tanto la poeta gaditana Carmen Moreno, que presentó la cita de ayer, como los escritores y poetas Enrique García-Márquez y Antonio Carvajal, cuyas intervenciones fueron salpicadas con algunos versos de este creador malagueño, del que este año se cumplen 75 años de su muerte.

De su "admirable" percepción del mundo y "sentido de la naturaleza" disertó el granadino Antonio Carvajal, quien señaló que la comparación de la obra de este autor con la de otros poetas como la de Rubén Darío o Juan Ramón Jiménez es "injusta". Sobre todo, según comentó a este medio, "porque se trataban de dos grandes genios", apuntó. Y aunque en España no se ha hablado tanto de su obra como en Hispanoamérica, donde Rueda cosechó un enorme éxito, Carvajal dejó ayer claro algunos de los elementos más innovadores de su poesía. "Me llama mucho la atención los intentos de versificación que hacía, al mismo tiempo que se anclaba en tradición popular, produciendo maravillosas coplas". Es precisamente este punto donde, según Antonio Carvajal, "puede mantenerse viva con más fuerza la obra de una persona". De hecho, "algún cantaor podría plantearse incluir sus bellos versos entre sus canciones", propuso.

En cuanto a otras virtudes de su lírica, el poeta granadino destacó "la libertad del uso de las comparaciones, las metáforas y el vocabulario que hacía, así como su percepción sensorial". Por contra, también incidió en el carácter monótono que imprimía a la estructura del soneto, "pese al oído musical tan potente del que presumía". Monotonía que "desaparece a medida que se lee su poesía con una intención marcada".

De todo ello ha absorbido la poesía de Carvajal. No en vano, sus versos andan en diálogo permanente con la tradición. Así lo reconocía ayer mientras secundaba una cita de Luis Cernuda: "Él decía que lo que el espíritu del hombre ha conseguido es patrimonio nuestro y cuando se lo arrebatan es como si bajara a las cavernas, porque se olvida de la memoria histórica". Y en esas anda el autor, que aunque muy consciente de que "el talento no se contagia", aboga por "el aprendizaje de la técnica y la forma en que otros han verbalizado el mundo", dice.

Una labor, la de observar, empaparse y leer a nuestros antecesores, a la que anima a todos. "A veces, los hábitos para inculcar la lectura provocan el efecto contrario, como ocurre con algunos libros de lectura obligatoria en las escuelas", confesó. En este sentido, el creador se mostró optimista, "la poesía no ha sido nunca un género de mayorías, pero claro que se lee y se vende".

El de Carvajal es uno de los testimonios que engrosarán la larga lista de voces que todavía tienen mucho que decir sobre Salvador Rueda. Concretamente, la de otros veinte poetas y profesores pertenecientes a distintas generaciones que, en próximos actos, participarán de este homenaje que ayer arrancó en Cádiz para recorrer seis provincias andaluzas. Una cita que volverá a la ciudad el 25 de marzo de la mano de Ángel Vázquez Medel y Manuel Ramos Ortega.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios