Sustraen obras de Van Gogh, Degas, Monet y Cézanne en el Emil Bührle

  • El robo de estas pinturas valoradas en 112 millones de euros fue perpetrado por ladrones armados, con el museo abierto

El robo en Zúrich de cuatro pinturas, valoradas en 112 millones de euros, de Monet, Degas, Van Gogh y Cézanne fue perpetrado el domingo, por tres ladrones armados y enmascarados cuando estaba abierto el museo de la Fundación Emil Bührle, según confirmó ayer la Policía.

Uno de los ladrones forzó al personal del museo que se encontraba en la entrada a tirarse al suelo, mientras otros dos entraron en la sala donde se exponían los cuadros sustraídos y los descolgaron, informó un portavoz de la Policía en una rueda de prensa.

A pesar de que la alarma se activó, los malhechores consiguieron salir del edificio, llevarse los cuadros y darse a la fuga en un automóvil blanco que los esperaba, según la agencia de noticias suiza ATS.

Los lienzos sustraídos fueron: Champ de coquelicots près de Vétheuil (1879), de Claude Monet; Ludovic Lepic et ses filles (1871), de Edgar Degas; Branches de marronier en fleurs (1890), de Vincent Van Gogh, y L'enfant dans une veste rouge (1888-90), de Paul Cézanne.

Los asaltos a mano armada a los museos son muy raros, ya que lo más habitual es que se produzcan hurtos en las horas de cierre, como ocurrió hace tan sólo cinco días en el distrito de Pfäffikon (oeste de Suiza), donde fueron robados dos cuadros de Pablo Picasso valorados en 3 millones de euros.

La Policía aseguró que las medidas de seguridad en la Fundación Bührle cumplen los estándares vigentes, pues las obras se encontraban protegidas por un cristal y estaban conectadas al sistema de alarma, indicó el portavoz Mario Cortesi, aunque no precisó si existían cámaras de vigilancia.

"Basándose en las experiencias existentes, la institución no podía suponer que iba a ser víctima de un robo", declaró.

Por otro lado, para la recuperación de los lienzos se ha ofrecido una recompensa de 100.000 francos (unos 60.000 euros) a quien ofrezca información.

A su vez, también ofrecieron una recompensa de 10.000 francos (unos 6.000 euros) por el hurto que se produjo la semana pasada de los óleos Tête de cheval (1962) y Verre et pichet (1944), de Pablo Picasso, que habían sido prestados para la exposición por el Museo Sprengel de Hannover.

Por su parte, el Museo Bührle informó que permanecerá cerrado hasta nuevo aviso para comprobar los sistemas de seguridad y garantizar que no se vuelva a repetir un hecho como el de este fin de semana.

La colección de la familia Bührle, de carácter privado, es una de las más importantes en materia de pintura europea y cuenta en sus fondos con importantes obras del impresionismo y postimpresionismo francés.

La zona que está abierta al público exhibe unas 200 piezas, entre pinturas y esculturas, en una discreta residencia del barrio residencial de Seefeld, en Zúrich.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios