Sidney Lumet estrena su nuevo film

  • Lo protagonizan Philip Seymour Hoffman y Ethan Hawke como dos conflictivos hermanos

Esta es la semana de Indy y presumiblemente arrasará en las alicaídas taquillas de los cines, pero una película ha osado desafiar al resurrecto arqueólogo. Es un film que tiene muchos puntos de interés.

La dirige el octogenario Sydney Lumet, icono del cine de los 60 y 70. Hace medio siglo que este director proveniente de la televisión debutó en la pantalla grande con una recordada versión de la tensa obra Doce hombres sin piedad. Luego vino una prolongada carrera donde sus mejores perlas las consiguió en el género policial, con percutantes tramas de corrupción como la emblemática Serpico, El príncipe y la ciudad y la magistral Distrito 34, corrupción total. En los últimos años llevaba una trayectoria más bien decadente, pero volvió por sus fueros hace dos años con la magnífica ¡Declaradme culpable!, donde con humor recreaba el fracasado proceso contra la mafia neoyorquina en los años 80.

Ahora regresa con un film que allí donde se ha pasado ha merecido elogios de la crítica, Antes que el diablo sepa que has muerto, aunque su trama recuerda al último Woody Allen estrenado comercialmente, El sueño de Cassandra. Y es que habla de dos hermanos. Ambos parecen estabilizados en la vida. Uno tiene una bella esposa y tiene un buen puesto de contable. El otro tiene una hija a la que adora y le paga el mejor colegio. Pero bajo estas apariencias late el drama. El contable es un drogadicto y tiene serios problemas económicos. Su hermano bebe demasiado y no atiende a su pensión de divorcio. Se les ocurre una idea, como es que uno de ellos atraque la joyería de sus padres. Un golpe limpio y sin daños. Pero el hermano que tiene que hacerlo prefiere contratar a un ladronzuelo para que lo haga por él. Será una decisión nefasta, puesto que las cosas no salen como estaba previsto y empieza una escalada de traiciones. El gran Philip Seymour Hoffman, y Ethan Hawke dan vida a los hermanos, junto con Albert Finney y Marisa Tomei.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios