Sensaciones del color y lo abstracto

  • María José Caro Yusta exhibe en la sede del Colegio de Arquitectos de Cádiz la exposición 'Abstracciones', en la que muestra la evolución de su obra a través de la armonía cromática y la luz

Lo dijo Stravinski y ahora lo secunda María José Caro Yusta: "Mis obras han sido el marco para dejar actuar mi libertad y ejercer la abstracción de pintar". Bajo este manifiesto de intenciones, la artista sevillana expone en la sede del Colegio de Arquitectos de Cádiz la exposición Abstracciones.

En esta muestra, la creadora parte del juego constante con los elementos de la composición plástica. Tomando como hilo conductor la abstracción y la armonía cromática, Caro Yusta trasciende con su obra de lo matérico a lo transparente. Y todo lo hace a partir del juego constante de formas geométricas , los propios materiales utilizados y el uso que hace del color.

Caro Yusta apunta, en primer lugar, que esta muestra es el resultado de una selección de las obras en las que ha trabajado en los últimos diez años. De esta forma, el espectador puede dejarse llevar por el recorrido técnico al que invita la artista, a través de la evolución de su obra. Y es que, como ella misma reconoce, "es mucho más fácil cuando es el autor el que habla de su obra".

"Al principio parto de lo matérico a través del color de los muros", comenta. Para ello juega con "una línea horizontal o juego de líneas de sección áurea". Un método para llegar a la pura gestualidad o sensualidad del color.

Pero a la par que evolucionaba personalmente, también lo hacían sus creaciones. Es entonces cuando abandona la materia para embarcarse en el juego del color y de las estructuras geométricas, como muestra su serie Redes mínimas. Para ello se sirve de líneas ortogonales que se cruzan hasta conformar una red.

De aquí llega a su Homenaje a Kieslowski y sus tres colores: rojo, blanco y azul, para lo que también toma como punto de partida estructuras ortogonales.

Una muestra en la que, como avanzaba desde el principio, "la luz se va guiando por la transparencia", añade.

De esta serie genera un juego geométrico de rotaciones, simetrías, pentágonos... que se convierten en estrellado, tras lo que elabora Los tres movimientos de un soneto, en los que mediante líneas poligonales abiertas se introduce en las sensaciones cromáticas del atardecer.

En definitiva, aclara Caro Yusta, "siempre juego con la abstracción y con las sensaciones cromáticas en un contexto determinado". Una batalla cuyas armas son los colores óxidos y minerales y materiales como el mármol y la cal, "como si fuera pintura al fresco", o acrílicos y acuarelas, "para llegar a la transparencia". Y es que, ya lo decía Matisse, cuyas palabras recoge el catálogo de la muestra: "El color alcanza su potencialidad expresiva sólo cuando está organizado, cuando responde a la intensidad emocional del artista".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios