Seguidoras del artista, desde el martes a la espera del concierto

  • Casetas, toallas, sacos de dormir, protección solar y "mucha paciencia", recomiendan

Tres casetas de campaña se divisan desde el campo de fútbol de Alcalá. Tras la nave que se levanta junto a la pista polideportiva -que mañana se convertirá en sede del Puesto de Mando Avanzado- una decena de seguidoras se reparten el espacio. Sacos de dormir, toallas, protección solar, una baraja de cartas, comida y bebida a tutiplén "y mucha paciencia", dicen. "Mucha paciencia pero merece la pena por ver a Alejandro", cuentan.

Eugenia, Ana, Paula y Noelia vienen de Chiclana, San Fernando, Sevilla y Madrid. Llevan en Alcalá desde el martes por la noche y son la avanzadilla de otras dieciséis chicas que asistirán al concierto del cantante en Alcalá de los Gazules. "Nos conocemos de conciertos anteriores, de otros años. Así que nos organizamos a través de emails y vamos quedando para las actuaciones de Alejandro en los diferentes lugares de España", relatan.

Esta historia se repite un par de metros abajo. Marina y Alba, de Sevilla y Madrid, charlan con dos primas de Algeciras, Mercedes y Almudena, y el marido y los hijos de esta última. Llegaron el martes por la mañana. Marina lleva vistos en su vida dieciséis conciertos del artista. "Yo veinte", supera Alba que recuerda que ya estuvo hace unos años en el recital de Villaluenga del Rosario con su grupo, "nos llamamos las Camisetas Rojas, pero este año hemos colaborado también con otro grupo Las Lobas y estamos haciendo turnos".

Y es que esto de ser fan a muerte tiene sus reglas, sus recovecos. "Aunque no podemos ponernos ya en la cola, porque nos han desalojado de las puertas del campo de fútbol, no pasa nada", asegura Paula que, junto con sus compañeras, es consciente de que las otras chicas llegaron primero. "Si no nos respetamos entre nosotras, estamos perdidas", dice con tino.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios