Santa Cruz y su antigua portada

  • ¿Podría volver a su estado originario la entrada de la Catedral Vieja? · Muchos son los interesados en devolver a la iglesia su antiguo esplendor estético restituyendo los mármoles apilados en la trasera del edificio

Comentarios 5

Érase una vez que la iglesia de Santa Cruz gozó de una esplendorosa portada de estilo barroco. Un frente similar al que hoy lucen, por ejemplo, la Casa de las Cadenas, la Casa del Almirante o la iglesia de Las Agustinas de Chiclana.

Pero un mal día, allá por 1838, y bajo el desprecio que por entonces se desdeñaba por todo lo barroco, fue desmontada. Justo cuando se reanudaron las obras de la Catedral nueva.

La idea era reutilizar todos los materiales posibles en la nueva seo. Y así se hizo con todo el repertorio iconográfico de la antigua portada. De hecho, hoy pueden observarse en la Catedral tanto las esculturas de San Pedro y San Pablo, sitas en sendos retablos de las entradas de las puertas que llevan su nombre; los Patronos de Cádiz, ubicados en la portada principal del edificio neoclásico; la imagen del apóstol Santiago, en la trasera y, por último, la de Cristo Salvador, que en su día remataba el conjunto, del mismo modo que hoy lo hace en el frontón central de La Catedral.

Pero no todas las piezas de esta antigua portada corrieron la misma suerte. Así, son muchos los mármoles italianos que hoy se muestran apilados en la zona trasera de la iglesia de Santa Cruz anexa al Teatro Romano. Entre ellos, restos en perfecto estado de las cuatro columnas salomónicas que lucía la antigua portada. Aquí yacen desde que comenzaron las obras en la Casa del Obispo, donde también estuvieron almacenados anteriormente.

La cuestión es si actualmente sería posible la reconstrucción o la reposición de algunas piezas a su emplazamiento original. Sobre todo, teniendo en cuenta que aún no ha sido localizado el proyecto original de esta obra. Motivo por el que la Delegación Provincial de Cultura rechazó una propuesta de reconstrucción firmada por Fernández Pujol basada en otras catedrales. Y es que la Ley de Patrimonio Histórico impide actuaciones de estas características, sin los documentos originales que acrediten su verdadera imagen.

Junto a él, muchas fueron las personas que en su día se pronunciaron a favor de ésta u otra actuación relacionada con la recuperación de la portada. Fue el caso de los hermanos Alonso de la Sierra, que en 1997 hicieron un informe en el que analizaban la posible reposición de los elementos entonces amontonados en el solar de la Casa del Obispo.

Para ello se sirvieron de varios documentos que le dieron norte del aspecto original. Por ejemplo, un grabado del siglo XVIII de una vista del Campo del Sur donde se observaba que la portada sobresalía por encima de la cubierta de la iglesia, así como la descripción minuciosa que Fray Gerónimo de la Concepción hizo de dicha fachada.

Todavía hoy, Juan Alonso de la Sierra, afirma que "es posible volver a su sitio algo de la estructura original incluyendo elementos nuevos, para así evocar, que no reconstruir, la portada original". Además, añade el director del Museo de Cádiz, "sería una nueva aportación de cara a la puesta en valor de Santa Cruz". Como él piensan estudiosos del tema de la talla de Juan Fierro, que ya escribió en estas líneas sobre la portada, o el mismo párroco de Santa Cruz.

No obstante, todo depende de la puesta sobre la mesa de un nuevo proyecto de intervención en este edificio propiedad del Obispado de Cádiz y Ceuta. Siempre y cuando cuente con el visto bueno de la comisión de Patrimonio de la Junta de Andalucía.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios