Rubén Olmo lleva su 'Tranquilo alboroto' esta noche al Falla

  • La compañía del bailaor y coreógrafo sevillano cierra en Cádiz con su espectáculo la décimo cuarta edición del ciclo 'Flamenco viene del Sur'

El Gran Teatro Falla de Cádiz acoge esta noche a partir de las nueve el espectáculo Tranquilo alboroto, con el que la compañía del bailaor y coreógrafo Rubén Olmo cierra la décimo cuarta edición del ciclo 'Flamenco viene del Sur'.

Tranquilo alboroto es, según se explica en la presentación del espectáculo, "el proyecto coreográfico más reflexivo de Rubén Olmo y nace de una simple necesidad interior y particular de analizar si los estados de ánimos por los que ha atravesado, a lo largo de su vida artística, de su presente profesional y del propio análisis de la misma, están injertados en su danza o ésta es, simplemente, el reflejo del estudio exhaustivo de corrientes o estilos, pasados y presentes, que ejecuta hasta rozar la perfección".

"Olmo -continúa el texto- necesita diseccionar su danza, separar las arterias de la teoría, de la técnica, de lo humano y de los contenidos, con el fin de comprobar que por cada una de ellas, circula, de manera compatible y coherente el flujo de Tranquilo alboroto".

Rubén Olmo (Sevilla, 1980) es licenciado en danza española y clásica por el Conservatorio de Sevilla, donde ingresó con nueve años. El bailaor se presenta en la actualidad como un emergente coreógrafo y director de la danza española. Como bailarín ya tiene una amplia trayectoria, cultivada en importantes agrupaciones de esta disciplina de nuestro país. Figuran en sus inicios, el primer Taller Coreográfico de la Compañía Andaluza de Danza, dirigido entonces por María Pagés, y donde ingresó Olmo con 14 años, y la compañía de Javier Barón, donde un jovencísimo bailarín de 16 años, debutaba en el espectáculo El pájaro negro, con Belén Maya como bailaora principal.

La compañía de danza de Aída Gómez, la producción del Teatro de la Zarzuela El barberillo de Lavapiés y el Ballet Nacional de España (BNE), donde ingresó con 18 años, llegaron después en la carrera de Rubén Olmo, que se instaló en la capital de España en el año 1996.

En el BNE destacó pronto el bailarín y poco tiempo después de su llegada a esta compañía, ya interpretaba destacados roles. Algunos de ellos fueron el de bailarín principal en el trabajo Luz del alma, con coreografía de Javier Latorre, y haciendo de Calisto en LaCelestina. Un año después se convertiría en solista de esta agrupación. En la actualidad, Rubén Olmo dirige su propia compañía y ha estrenado el montaje Belmonte, la danza hecha toreo (2006).

Con la actuación de Rubén Olmo en el Falla se cierra la décimo cuarta edición del ciclo 'Flamenco viene del Sur', que este año, según fuentes de la Consejería de Cultura, ha tenido una ocupación media del 75%, con un total de 42 espectáculos flamencos repartidos por la comunidad autónoma.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios