Flamenco

Rosario Toledo viaja al origen 'Del primer paso'

  • La artista gaditana presenta mañana en el Festival de Jerez, junto con David Palomar y Daniel Méndez, un espectáculo intimista basado en la memoria

A la bailaora gaditana últimamente se le ha acumulado el trabajo. Desde que en el pasado septiembre presentara en la Bienal de Sevilla su primer trabajo como productora, Pasos para dos, que estará en el Gran Teatro Falla el próximo 3 de junio, no ha parado. Primero surgió la colaboración con Victoria Abril. La actriz había grabado un disco con temas de la Chanson y para su gira de presentación en Francia contó con una banda de claro acento flamenco en la que Rosario actuó de artista invitada. Más de dos docenas de actuaciones. Más recientemente, el pasado 13 de febrero, protagonizó junto con el pianista David Peña Dorantes y el cantaor Arcángel el espectáculo La noche de Sevilla, un homenaje flamenco a la ciudad hispalense que sirvió para inaugurar la edición de este año del U.S.A. Flamenco Festival en el Skirball Theatre.

Sobre estas y otras actuaciones, la bailaora opina que "en este mundo hay que estar abierto a todas estas cosas. Porque, aunque quieras tirar de tus propias propuestas, si te llaman con seriedad, tienes que colaborar". Tampoco oculta Rosario la dificultad de este tipo de trabajos. "Siempre es complicado, no eres la jefa, pero sobre todo, te tienes que sentir tú a gusto y que, a la vez, les guste a ellos". Como ejemplo, y por supuesto positivo, pone la bailaora su reciente cooperación con Arcángel y Dorantes en Nueva York, ciudad que ha visitado por primera vez y, además, trabajando. Con Arcángel ya había colaborado el pasado año dentro del Festival Caja Madrid del Teatro Albéniz dentro de su espectáculo Zambra 5.1, pero era la primera vez que trabajaba con Dorantes. Los tres interpretaron juntos la zambra del mencionado espectáculo, que es un homenaje a Manolo Caracol, y con Arcángel coreografió, además, un baile para el tema Limón Amargo de Juanito Valderrama. Finalmente, al tema del pianista Semblanzas de un río le puso también baile.

Rosario Toledo, a la vez que subraya lo positivo de experiencias como esta, aclara que, por supuesto, se trata de una armonía distinta a la que va a llevar mañana martes a Jerez con su espectáculo Del primer paso (Sala Compañía, 24 horas). La obra, que tuvo su preestreno el pasado mes de junio dentro del festival Flamenco en Escena de Arcos, supone un viaje introspectivo de la artista sobre su relación con la danza. "Me he metido en mi piel -explica-, y he ido a mi origen verdadero, el de la danza, el de mi cuerpo y el de la vida". Esta especie de biografía dancística de la artista comienza con su relación con el clásico, que se mezcló en el tiempo con la escuela bolera hasta que irrumpió el flamenco, que terminó imponiéndose en su elección artística. Este recorrido le hace pasar por muchas "habitacioncitas de la danza", como le gusta decir, además de permitirle permanecer mucho tiempo en escena. El resultado es variado: un vito, un fandango, un clásico español, una soleá personal… Pero, más allá de las distintas piezas que lo componen, lo es por los movimientos que Rosario introduce y recalca en cada pieza como producto de sus años de profesión y de aficionada. "He visto mucho, desde Isadora Duncan a La Argentina. Todo forma parte de mí, pero ahora lo expreso con mi sentir de bailaora, que es lo que soy", concluye.

Del primer paso se presenta con sólo tres artistas en escena: ella misma, el cantaor David Palomar y el guitarrista de Morón Daniel Méndez.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios