80 aniversario Un homenaje desde las Letras

La República entre líneas

  • Recopilación de títulos y autores que han tratado este fascinante y convulso periodo de la historia de España

Comentarios 2

El arma de la palabra carga las más potentes tintas. Dice Almudena Grandes que la II Segunda República fue "una explosión de vida, de felicidad y de esperanza" y que durante este periodo, que comenzó hace hoy 80 años, hubo "una concentración de escritores por encima del Siglo de Oro". Comprobamos que no le falta razón a la escritora cuando nos da por echar la vista y, a vuela pluma, se nos amontonan los nombres: Jorge Guillén, Pedro Salinas, Rafael Alberti, Federico García Lorca, Dámaso Alonso, Gerardo Diego, Luis Cernuda, Emilio Prados, Vicente Aleixandre, Manuel Altoaguirre... Nombres, hombres, que pusieron su talento al servicio, primero, de las propias letras y, después, tras el estadillo de la Guerra Civil, al servicio de una causa. Aún hoy, también lo comprobamos en una vuelta por librerías y bibliotecas de la ciudad, tenemos sus eternos dictados al alcance de la mano. Dignificando estanterías. Porque hoy, en el 80 aniversario de la proclamación de la II República Española perseguimos las huellas de un tiempo entre líneas. En novelas, en ensayos, en biografías. Porque hoy puede ser un gran día, que diría Serrat, para recordar un momento en el que un país se acostó monárquico y se levantó republicano.

No, no me asombra la ingente producción de ensayos que analizan hasta la más insignificante área o acontecimiento de esta etapa. Las librerías generalistas, no sólo las especializadas, están a rebosar. Sí me sorprende, sin embargo, la escasez de novelas ambientadas, puramente, en los primeros años de la República (es apabullante, sin embargo, la inspiración en las postrimerías) y la propia pervivencia de las novelas escritas en la época.

La explicación a este segundo aspecto la encontramos en las páginas del estudio de Fulgencio Castañar incluido en la obra La novela en España: siglos XIX-XX, actas reunidas por Paul Aubert. "No hay exageración alguna cuando afirmamos que -La Segunda República- es el periodo de nuestra literatura del siglo XX sobre el cual los problemas de textos son más graves. En el fragor de la guerra se destruyeron muchas obras tanto en la zona dominada por un bando como en la de su rival para evitar riesgos con los registros que hacían los grupos armados de los dominadores", escribe el investigador además, evidentemente, de hacer referencia a la "uniformidad ideológica" que llegó después con el régimen de Franco y la "mutilación de los componentes ideológicos discrepantes". Aún así, en este estudio se facilitan algunos nombres y algunos títulos de la época.

Pero más allá de las novelas escritas durante la Segunda República, hemos creído necesario realizar un barrido por la literatura actual para recordar algunas obras que directa o indirectamente nos trasladan a esta fascinante y convulsa época. La obra más inmediata que encontramos lleva premio. Premio Planeta. Con Riña de gatos Eduardo Mendoza sale de su Barcelona habitual para viajar a Madrid en el momento de mayores tensiones de una España que no pudo ser.

La lengua de las mariposas, de Manuel Rivas, (con esa inolvidable historia de amistad entre un escolar y un maestro anarquista); La noche de los tiempos, de Antonio Muñoz Molina (con el brillante Ignacio Abel como guía); algunos episodios de la trilogía La forja de un rebelde, de Arturo Barea; Crónica del alba, de Ramón J. Sender (con la narración del asesinato de Calvo Sotelo); El corto verano de la anarquía. Vida y muerte de Durruti, de Hans MagnusEnzensberger; e incluso el propio El corazón helado, de Almudena Grandes, tocan con la ficción, y de manera magistral, las postrimerías de la Segunda República.

Tiramos de ese complicado pasado y salen nuevos títulos, quizás, algo más complicados de encontrar porque ya no ocupan los primeros estantes en las librerías, ahora copados por una obra como 14 de abril. La República, inspirada en la popular serie televisiva.

El rebaño hambriento en la tierra feraz (ésta es bastante más anterior, de 1935), de José Mas, sí recrea los primeros años de la etapa que nos atañe a través de una historia que se desarrolla en el campo andaluz. O, también, Los cipreses creen en Dios, de José María Gironella, -primera parte de una trilogía sobre la Guerra Civil- cuya trama abarca desde abril de 1931 hasta el 30 de julio de 1936. Imposible no acordarse de Max Aub en su labor de mantener viva la memoria del ambiente republicano. Así surgen obras como el relato El cojo (1938), Campo cerrado (1939) o San Juan (1942) entre otros.

Como ya adelantamos en algún lugar de este laberíntico texto de nombres, hombres, y títulos, el ensayo ocupa un lugar privilegiado en la reflexión y análisis de la Segunda República. Por ello, y aunque seguro que fuera de este listado encontrará alguna línea más de estudio acorde con sus personales gustos, enumeramos algunas obras como el estudio de Santos Juliá, Vida y tiempo de Manuel Azaña; Juan Negrín : médico, socialista y jefe del Gobierno de la II República Española, de Gabriel Jackson; Por la reforma agraria hacia la revolución : el sindicalismo agrario durante la II República y la Guerra Civil (1930-1939), de Francisco Cobo Romero; Nuestros años treinta. Recuerdos de un militante del POUM, de Francisco de Cabo; La Segunda República Española, de José Gonzalo Sancho Flores; o Cuatro historias de la República, de Josep Pla, Agustí Calvet, Julio Camba y Chaves Nogales, entre otros.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios