Repaso por los valores de una educación en libertad

  • Sáenz de la Calzada recuerda hoy el papel de la Institución Libre de Enseñanza y de la Residencia de Estudiantes

"Mi padre era muy consciente del privilegio que le había supuesto tener una formación tan integral y creativa, rodeado de artistas", comenta Margarita Sáenz de la Calzada sobre el paso de su tío y de su progenitor por la Residencia de Estudiantes, donde ambos mantuvieron un estrecho contacto con Lorca y el proyecto de La Barraca. "En mi familia, había un modo de acercarse al mundo muy distinto al de la realidad de afuera -continúa Sáenz de la Calzada-. Sobre todo, teniendo en cuenta que estábamos en León, una ciudad muy conservadora. Pero también allí había un grupo de familias con padres de la Residencia, que compartían con sus hijos y con nosotros el amor por las excursiones, por cantar canciones populares... que nos hacían partícipes de esa herencia que, de otro modo, se hubiera perdido".

Margarita Sáenz de la Calzada habla hoy del papel de la Institución Libre de Enseñanza y de la Residencia de Estudiantes en sendas intervenciones en Filosofía y Letras y en la Biblioteca Provincial: "Fue en Cádiz donde Giner de los Ríos comenzó a plantearse la creación de la Institución Libre de Enseñanza -comenta la historiadora-. Giner de los Ríos llegó detenido a Cádiz. Su paso por la ciudad le sirvió para entrar en contacto y hacer amistad con librepensadores como Segismundo Moret o José MacPherson. De hecho, cuando Moret llegue al poder, le va a ayudar muchísimo a desarrollar esas corrientes modernizadoras..."

Giner de los Ríos -declarado autor del año por el Centro Andaluz de las Letras- fue uno de introductores de las teorías krausistas en España, "unas teorías europeizantes y modernas, donde se daba prioridad a la espiritualidad personal..."

Los hitos que marcarían la creación de la Institución Libre de Enseñanza y la existencia de la Residencia de Estudiantes se verían silenciados, sin embargo, durante los cuarenta años de dictadura: "Durante décadas, se criticó su labor -apunta Sáenz de la Calzada-. Sus seguidores, los antiguos residentes... fueron depurados, perseguidos o, incluso, fusilados por el mero hecho de ser, por ejemplo, evolucionistas."

"Había fichados más de 700 residentes aunque, seguramente, en total fueron unos mil -prosigue la autora de La Residencia de Estudiantes. Los residentes-. Es estremecedor comprobar cómo la mayoría de ellos jugaría luego un papel muy importante en sus profesiones o en las ciudades donde vivieron. Otro denominador común en ellos -continúa-, es que todos definirían su paso por la Residencia de Estudiantes como la etapa más provechosa de su vida. Formaron un grupo especial y muy característico, tanto en la España franquista como en el exilio".

"La formación en los valores de la Institución Libre de Enseñanza les proporcionaba, de por vida, un espíritu curioso y una educación en libertad -indica la autora-. Les formaban para ser responsables de sus actos, en una escala en la que primaba el esfuerzo personal, la fe en la razón y la tolerancia hacia los demás".

Precisamente, las asignaturas en las que hoy llevamos farolillo rojo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios