"Reírse de la muerte es muy sano porque, al final, nos tocará a todos"

  • Los comediantes de Encara Farem Salat recorrerán las calles de Cádiz en busca de un lugar para celebrar un enterramiento "que no dejará indiferente a nadie"

¿Tienen ustedes miedo a la muerte? Oriol Aubets alza el teléfono y el resto de miembros de Encara Farem Salat responden al unísomo, como una lección aprendida: "¡Nooo! ¡Ella nos debe de temer a nosotros!". Hablan los cuatro enterradores mudos. Los que llevan el ataúd. Los que están en paro en un mundo donde las incineraciones destierran a las inhumaciones tradicionales. Ahora (por ayer) van en coche. De Guadalajara a Cádiz. Estos días irán a pie, en surrealista comitiva, de Loreto a La Laguna, de Los porches a San José, de San Antonio a la Catedral. Los hombres de negro (persígnese) de la compañía Encara Farem Salat (EFS) se ríen de la muerte. "Eso es algo muy sano porque, al final, nos guste o no es algo que nos tocará a todos", Aubets, relativiza -que no frivoliza- sobre la llegada de la temida Parca que sirve de sostén a un espectáculo de calle "que no va a dejar indiferente a nadie".

Humortal, un sencillo juego de palabras etiqueta el montaje que la formación de Lleida pone a rodar esta tarde, a partir de las siete, entre las vías que unen la Plaza de Loreto y el barrio de La Laguna. "Tenemos muchas ganas de actuar en Cádiz aunque nosotros lo tenemos complicado. Los gaditanos seguro que están a la altura porque tienen algo de actores, el problema lo tenemos nosotros que tendremos que rivalizar con ellos para conseguir el protagonismo", reía el cómico.

Así, Humortal es un espectáculo de humor, "un espectáculo clown pues los enterradores somos payasos aunque no llevemos nariz", aclara, en la que la interacción con el espacio y con el público son "muy importantes". "Es una propuesta con una narrativa, es decir, que tiene un comienzo, un nudo y un desenlace pero el 50 por ciento es una improvisación que depende mucho de los espectadores", advierte.

"De entrada nuestra presencia es impactante", reconoce Oriol que, sin embargo, confiesa que "hay gente que después de asistir a la representación nos han dicho que le hemos ayudado a asimilar la pérdida reciente de alguien". Ayude o no, Humortal encierra una vocación divertida y, ¿por qué no?, provocativa.

Antes de llegar al Festival Iberoamericano de Teatro de Cádiz (donde también estarán mañana y el sábado), Humortal ha pasado por la última edición del Ansan Street Arts Festival en Corea -donde conquistaron el premio a la mejor compañía extranjera-, por Europa, América y Asia. "Y cada vez las reacciones son más homogéneas", el actor.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios