Reflexiones que acercan al mundo del arte desde el hall del ECCO

  • Miguel Ángel Valencia interviene este espacio con frases de célebres artistas que recorren los pilares de la zona de acceso del centro

"Tenemos el arte para no morir de la verdad" (Nietzsche); "El pintor tiene el universo en su mente y cuerpos" (Leonardo da Vinci); "El secreto de la vida está en el arte" (Oscar Wilde); "Crear es matar a la muerte" (Rolland); "Pintar es autodescubrirse" (Pollock)... hasta 27 frases pronunciadas por grandes creadores vinculados con el mundo del arte recorren el hall del Espacio de Creación Contemporánea de Cádiz (ECCO). Ascienden y descienden a lo largo de los doce estilizados y modernos pilares que sustentan la cubierta, en busca de una reflexión.

El pensamiento del arte 3. Ésta es la propuesta con la que el artista Miguel Ángel Valencia interviene en este centro para el arte contemporáneo, donde profundizar en la creación artística siempre cobra más sentido. Cuando accedes a sus salas, las recorres y las dejas atrás. Cuando lo atraviesas en busca de manifestaciones que no saben qué pueden generar en ti. "El hall se convierte en un lugar de tránsito y con esta instalación también en un lugar de acogida tanto al inicio como a la finalización de nuestra visita. Un espacio donde podemos dejarnos acompañar con reflexiones que contienen claves para un acercamiento, comprensión y asimilación de todo lo que podemos encontrar repartido por sus salas", explica Miguel Ángel Valencia.

El medio para conseguirlo son estas frases rotundas que buscan la mirada curiosa desde uno y otro rincón del diáfano espacio de entrada, desde abajo y desde arriba, convirtiéndolo en un "lugar para el pensamiento, el intercambio, para la experimentación, la generación de ideas o incluso donde completar otras ideas cuando sales de una de las exposiciones".

Una sencilla intervención, donde la depuración toma el máximo sentido, tanto en su concepción como ejecución. "Quería que fuera sencillo, que no cargara el espacio, sino que se sustentara en él, como punto de unión entre el pasado, el presente y el futuro hacia el que avanza el arte", comenta el artista.

Una idea que también ha contemplado en la propia selección de los colores primarios con que se han creado los vinilos. "Amarillo, rojo y azul, para poner de manifiesto este lugar como espacio de creación. Además del negro, como intruso y como acumulación de todo. Y todo sobre el blanco de los pilares".

Con esta iniciativa Valencia cumple "un deseo que manifesté a los responsables del espacio cuando se inauguró". Entonces ya vio claro que aquí debía culminar el ciclo que comenzó en la sala Rivadavia en el año 2001 con El pensamiento del arte 1 y 2. En la primera parte, tomó su trayecto diario al lugar de trabajo, la carretera que une Cádiz y San Fernando, en la que se grabó a tiempo real mientras que en la parte inferior se sucedían este tipo de frases continuas sobre el arte perteneciente a los grandes autores. "Era un momento diario de soledad fantástico que me inspiró aquella idea".

Una idea que prolongó con la obra Relicario número 11, que forma parte de una serie de torsos como soporte de vestimentas del área de etnografía que desecharon del Museo de Cádiz y recicló. "Sirvieron como contenedores de relicarios. Sobre el torso de terciopelo negro clavé los mensajes con estas frases".

Frases que hoy vuelve a recuperar para el ECCO, y que servirán de inspiración para los talleres que se realizarán en el centro.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios