'Reencuentro' devuelve a un Camarón inédito y restaurado

  • La casa del genio de la Isla, Universal, rescata nuevas grabaciones del cantaor

Ni el implacable giro de las manillas del reloj ha conseguido borrar tan profunda huella. Ya se cuentan más de quince años sin el genio de San Fernando y el mundo aún llora su muerte. Su leyenda, la de José Monge Cruz, Camarón de la Isla, vive en el tiempo -qué título aquel tan premonitorio- y su voz, ha sido, es y será mil veces resucitada. Universal, la que fue su casa discográfica, vuelve a susurrar a su memoria eso de "levántate y anda" y le ofrece al público un Reencuentro, nueve cantes inéditos y restaurados en una edición de coleccionista.

Así, Universal prosigue el camino de las baldosas amarillas, que ya inició con discos como Antología inédita o Camarón en la venta de Vargas, y saca a la luz un compacto realizado sobre grabaciones preexistentes de Camarón -tanto solo como acompañado de Tomatito- extraídas de los archivos de T.V.E., Universal Music Spain y del propio hijo del artista, Luis Monge Montoya, quien se ha encargado de la selección de las piezas. Un compacto que viene acompañado del documental Camarón en imágenes.

Pero esta vez, Camarón no regresa, digamos, "en estado puro". Los responsables de esta edición -en la que también se han implicado Maín Gómez y Sancho Gómez Escolar- han querido restaurar muchas de las grabaciones y actualizarlas en un enorme alarde técnico que ha contado con los arreglos y la dirección musical de profesionales como Jesús Bola -que también dirige las intervenciones de la Orquesta de Cámara Andrés Segovia y la Lisbon Symphony Orchestra-, José Fernández Torres Tomatito y el trío formado por los músicos Tino di Giraldo, Jorge Pardo y Carles Benavent.

Pero, ante todo y sobre todo, Reencuentro es una nueva muestra de la grandeza cantaora del intérprete. El disco comienza por tangos (medley) con la colaboración especial de La Susi. Yo vivo enamorado, Soy gitano y La Virgen de los Remedios, entre otras letras, cuentan, además, con los coros de Saúl Quirós y Miguel de la Tolea. La magnífica Saeta, con Joan Manuel Serrat, es el segundo de los cortes que tiene como colaboradores al grupo Jarcha.

La Soleá del Chaqueta, la bulería Hombre terrestre, el villancico La Virgen hizo una sopa y la alegría A dibujar esta rosa, completan un trabajo rematado con tres verdaderas joyas, la bulería Soy fragüero, el estremecedor martinete -acompañado por la Lisbon Symphony Orchestra- y los fandangos La víbora rabiosa, antecedidos por sus palabras: "Señores, yo quiero que me dejéis un poquito a mi aire y yo voy a dar lo mejor y lo que pueda dar. Pa`eso estoy aquí".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios