"Pretendo sacar a la palestra a un tipo de mujer que se echaba de menos"

  • La autora gallega debuta con 'Y punto.', una novela que revela la vida diaria de una agente de Policía l Historia y personaje surgieron como antítesis de las heroínas de las series norteamericanas

Para Mercedes Castro (Ferrol. La Coruña) los libros han jugado un papel fundamental en su vida: desde muy niña fue lectora impenitente, su vida laboral ha estado vinculada al mundo editorial donde ha realizado "todo tipo de trabajos, menos fregar el suelo". Ahora acaba de publicar su primera novela, Y punto., que ha publicado la editorial Alfaguara.

En Y punto., Castro nos desvela los secretos de la vida diaria de una agente de la autoridad, Clara, que se enfrenta con valentía y humor cambiante a las pequeñas o grandes batallas diarias con las que le toca lidiar. El amor, los compañeros, la familia y la amistad forman parte del mundo cotidiano de esta mujer que no es muy distinta a tantas otras.

Castro, que transmite pasión por su trabajo y que está entusiasmada con la acogida que está teniendo el libro, explica que al escribir su novela se planteó, sobre todo, crear un personaje "real" alejado de esas mujeres policía de ficción a las que nos tienen acostumbrados los telefilmes norteamericanos. "No quería que Clara fuese unas de esas policías con la camisa planchada que corren con los tacones tras los cacos, sino una mujer normal, con un aspecto normal, que tiene celulitis como la mayoría de las mujeres y que un día se levanta y se ve guapísima y al día siguiente se ve horrible", explica.

Una mujer real en la que pueden verse reflejada cualquier mujer española real. Con ella, Mercedes Castro no se plantea "reivindicar desde el punto de vista del feminismo militante", sino "reflejar la realidad" y poner en la palestra un personaje femenino que, en su opinión, "se echaba en falta en la literatura española".

Castro transmite seguridad al hablar de esta novela que ha madurado durante nueve años en los que no se ha dedicado a escribir en exclusiva sino "a estudiar, trabajar e, incluso, ser madre". Tal vez por eso, tenía tan claro cómo quería que fuese Y punto.: una novela con mucho ritmo. Y lo consigue con una narración en la que se reflejan los pensamientos de la protagonista, que va de una cosa a otra "con la cámara al hombro", y en la que se intercalan, a veces con vertiginosa rapidez, citas de poemas, letras de canciones y diálogos de cine. La autora admite que le encanta jugar con las palabras y que disfruta con el lenguaje de la calle y explica que muchas expresiones que aparecen en su libro están recogidas "en un cuaderno en el que apuntaba las cosas que escuchaba en el metro".

Y punto. está repleta de guiños sobre sus gustos musicales, literarios y cinematográficos y los nombres de los personajes están elegidos con un irónico sentido del humor que el lector irá descubriendo poco a poco.

Su trabajo como editora se ha visto reflejado en Y punto., sobre todo, en el cuidado puesto en los aspectos técnicos de la novela. En concreto, Castro explica que ha cuidado mucho el final del libro, que queda abierto "para que el lector decida si la historia de Clara acaba bien o mal". En este sentido, Castro no quería que su novela tuviera un defecto muy común que ella había observado en las novelas que había editado: "que hay muchos autores que se precipitan hacia el final, que parecen cansarse de pronto. Yo quería que mi novela tuviese ritmo y que tuviera un final potente y creo que lo he conseguido", señala la autora, que admite no haber leído el final de La Regenta por temor a que le estropeara un libro que le entusiasma.

La nueva autora de Alfaguara no quiso recurrir, sin embargo, a sus contactos en el mundo editorial cuando se decidió a publicar su novela, que "mandé a las cinco editoriales que prefería, de las cuales me contestaron tres a la vez después de mucho esperar, como suele pasar en estos casos", indica. No obstante, reconoce que esta novela "le debe mucho a muchas personas" que, desde distintos ámbitos, la han estado acompañando y ayudando durante estos nueves años de pausada gestación. Para todas ellas tiene palabras de agradecimiento en un apéndice del libro.

Mercedes Castro, que se encuentra inmersa en la promoción de su Y punto., está ya preparando su próxima novela que, "para contrastar con la heroína que es Clara, tiene como protagonista a una villana" con la que, asegura, se lo está pasando en grande.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios