Crítica de Música

Poesía que une pueblos

El espectáculo de Accademia del Piacere, estreno absoluto, que nos trajo el FMEC al Villamarta comenzó a gestarse hace unos cuatro años. Desde entonces, Fahmi Alqhai no paró hasta salirse con la suya, y conseguir diseñar y producir un nuevo montaje con Ghalia Benali.

Ghalia es una cantante con estilo propio, que suma a su propia tesitura y calidad de voz, la expresión corporal, pues baila en el escenario, y además compone música y escribe sus propios poemas. Nacida en Bruselas, de niña volvió con su familia al sur de Túnez, donde terminó sus estudios y volvió a Europa a los 19 años para convertirse en una de las mayores representantes de la música árabe actual. Tiene una enorme reputación en Bégica y Francia. Y en Egipto llena estadios con 50.000 personas. Es toda simpatía y tiene duende.

Recibió en 2008 el Premio del Mundo de la Música de la British Independent Organisation a la mejor canción de world music, y en 2016 el Premio a la Mejor Actriz de la Fundación Mujeres por África de España.

El espectáculo Romances, entre Oriente y Occidente de Accademia del Piacere, responde al tipo de trabajo al que nos tiene acostumbrados Fahmi Alqhai.Sobre una base de su gran virtuosismo como violagambista, expresada, sobre todo, a través de obras del renacimiento español, va entrecruzando otras músicas hasta conseguir un espacio donde músicas, poemas y almas se sienten cómodos. Romances entre Oriente y Occidente, no es un espectáculo de fusión, sino un punto de encuentro.

Sin estrés, y por momentos embriagando el alma, los diferentes temas, consiguen que las melodías del renacimiento español se vaya sumando a la música y ritmos árabes más actuales, a la vez que el flamenco sigue ahí en el fondo, con su carácter.

Junto a Ghalia estuvo, cantando, la soprano valenciana Mariví Blasco, que ya ha colaborado en otras ocasiones con Fahmi Alqhai y con otras agrupaciones conocidas del FMEC, como la Orquesta Barroca de Sevilla. Tiene una tesitura de voz que se acopla perfectamente a la base de lo que es Accademia del Piacere, es decir, la música renacentista. Y en esta ocasión resultaron especialmente bonitos y curiosos los dúos que interpretó con Ghalia, cantados en dos idiomas simultáneamente, como si de una composición contrapuntística se tratara. Dos voces muy diferentes, dos idiomas diferentes y una música que facilitó el espacio de convivencia artística. Muy bien.

Además de las excelentes interpretaciones, de la viola da gamba, a las que Fahmi nos tiene acostumbrados, tengo que decir que Agustín Diassera estuvo muy bien a la percusión, con momentos verdaderamente complicados en que únicamente sonaba la percusión y la voz de Ghalia.

Y excelente la interpretación de Dani de Morón, guitarrista que acompaña a Fahmi, con nombre propio. Dani posee una particular finura y una fenomenal técnica en la guitarra flamenca, sin renunciar para nada al alma de su guitarra. Y así lo hizo tocando una farruca de manera extraordinaria.

Solo una pequeña mácula al espectáculo, pero que es fácilmente subsanable: Sería muy conveniente poner unos sobretítulos con los poemas traducidos del árabe al español. El público lo agradecerá. Y ceo estar seguro si les digo, que Fahmi me hará caso.

Un estreno absoluto, con composiciones ex profeso para el mismo, con una muy buena entrada de público en el Villamarta, que aplaudió el espectáculo. No está nada mal.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios