Plastilina digital navideña

Animación, RU-EEUU, 2011, 97 min. Dirección: Sarah Smith, Barry Cook. Guión: Peter Baynham, Sarah Smith. Música: Harry Gregson-Williams. Voces originales: James MacAvoy, Hugh Laurie, Jim Broadbent, Bill Nighy, Imelda Stanton. Cines: El Centro, Bahía de Cádiz, Bahía Mar, Ábaco San Fernando, Las Salinas, Al Andalus, Victoria, Multicines Jerez, Yelmo, Ábaco Jerez, Cinesa Los Barrios.

A la espera de la llegada de la película Piratas, nuevo y estimulante jalón en la carrera por fundir tradición (plastilina) y modernidad (filigrana digital y 3D) que llegará en 2012, la factoría de animación británica Aardman, responsable de títulos memorables como Wallace y Gromit o Chicken run: Evasión en la granja y ahora en alianza con Sony Animation Pictures, se destapa con un brillante producto de animación digital eminentemente navideño que da una nueva vuelta de tuerca a la mitología de Santa Claus con un plus de creatividad visual e ingenio fabulador que vencen a las retinas más desgastadas y a los corazones más encallecidos.

Con un trazado de género sci-fi y una estética de atracción en la línea de otros títulos similares, cruce entre los escenarios de la segunda parte de Wall-E y las figuras humanas de Lluvia de albóndigas, Arthur Christmas: Operación Regalo se hace fuerte en su huida del sentimentalismo de baja estofa para, sin dejar de ser fiel al mensaje conciliador que la convoca, poner a una delirante saga familiar de Santa Claus al borde del colapso en plena Nochebuena.

Con unos impagables elfos multiplicados hasta el infinito en su diversidad y una esposa y un abuelo que parecen salidos literalmente de una serie de televisión británica tipo Los Ropper, Arthur Christmas apunta muy alto para dejarse caer a una velocidad de vértigo por el tobogán de las sensaciones tridimensionales, el gusto por el detalle y el gag clásico y la emoción de la solidaridad y la renovación creativa de las viejas tradiciones como horizonte irrenunciable para todo artefacto de entretenimiento masivo que se precie tanto de su factura como de su finura e inteligencia.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios