Pérez-Reverte presenta 'El francontirador paciente'

  • El escritor basa su nueva novela en el mundo del grafiti, que considera "fascinante" y lleno de una "épica negra, retorcida"

El escritor Arturo Pérez-Reverte se ha movido durante un tiempo entre grafiteros para preparar a fondo su nueva novela, El francotirador paciente, y después de contemplar en varias ciudades europeas las actuaciones de estos grupos, asegura que "hay más arte en las calles que en ciertas galerías".

Con la historia que Alfaguara acaba de lanzar en todos los países hispanohablantes, Pérez-Reverte tampoco pretende hacer "una apología del grafiti", aunque "es evidente" que se trata de "un mundo fascinante que tiene una épica negra, retorcida, singular". Y tiene, también, "sus traidores, sus héroes, sus villanos, sus chivatos, su camaradería. Es un mundo lleno de códigos y de reglas y eso lo hace narrativamente muy interesante", añade el escritor con pasión.

Apenas un año después de aquella intensa historia de amor que contaba en El tango de la guardia vieja, el escritor se adentra ahora en un territorio "ultramoderno" en El francotirador paciente, una novela, asegura, que no es tan distinta a otras suyas: "Son mis temas y mis personajes de siempre, mi visión de la vida pero llevado a un mundo moderno, muy urbano, callejero", comenta el novelista.

"Francotirador" es un término con el que se define también el autor de El club Dumas, algo que puede permitirse ser, asegura, tras "23 años de libertad, en los cuales he podido permitirme hacer enemigos porque no dependo de nadie para vivir, nada más que de mis lectores, la única cosa que respeto de verdad".

Para ambientar su novela, Pérez-Reverte se ha movido entre grafiteros de España, Portugal e Italia y ha comprobado que "el grafiti puro y duro, el más elemental, busca menos la calidad que la cantidad, busca menos ser bueno que ser muy visible". El grafitero puro y duro necesita, además, la "ilegalidad. Ese factor de clandestinidad, vandálico y transgresor del grafiti extremo es lo que mueve a buena parte de ellos. Muchos buscan la adrenalina, el peligro, el planear operaciones casi de comando militar", explica el autor.

La novela está protagonizada por Alejandra Varela, especialista en arte urbano, a la que un editor de renombre le encarga que localice a Sniper, un grafitero famoso que Reverte define como "una mezcla de Bansky y Salman Rushdie".

Pérez-Reverte ha cuidado "mucho" a la protagonista de la novela, una joven lesbiana con heridas amorosas sin curar. Una mujer dura, inteligente, cauta y tenaz. Y ha cuidado "sus sentimientos, sus amores, su mirada sobre el mundo" porque ella es "el hilo conductor de la novela".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios