Pepe Cano invierte su universo artístico para convertirlo en 'Blanco'

  • El artista inauguró ayer en la sala Benot su última producción, donde investiga desde el color su realidad más inmediata

Un detalle; un refrán; un titular de prensa; la escena de una película... nada escapa de las garras espectadoras de Pepe Cano, que ayer inauguró la nueva temporada de la galería Benot con su exposición Blanco.

El título de la muestra responde a su forma de canalizar, desde el color, cada una de estas situaciones de la vida cotidiana con las que se topa en su camino. Y es que el blanco se convierte en el hilo conductor de toda su obra, salpicada por pinceladas de color que cautivan rápidamente la atención del que mira. "Siempre he realizado los fondos de mis cuadros a base de texturas, yesos y otros materiales trabajados con colores claros y blancos. Pero en esta ocasión lo he invertido, he llevado el fondo a toda la obra, sacándolo fuera". Así explicaba ayer el artista figurativo el sentir de la que es su tercera muestra en la sala Benot, tras Bolonia y De locura y santidad.

Pero no sólo extrapola el color, sino también la carga surrealista que tanto condiciona la sociedad actual. "Soy un gran observador. La gente siempre va por la calle con prisas pero yo me detengo porque me gusta contar lo que veo. Simplemente".

Por citar un ejemplo, una de sus obras más curiosas, Dolor de oído -en la que refleja a una mujer emanando leche hacia el oído de una persona- responde al remedio casero antiguo que tanto le llamó la atención. "Se decía que cuando a uno le duele el oído había que untarle leche de una nodriza".

La misma curiosidad le produjo el día que escuchó en las noticias la existencia del catador de agua. "Había escuchado hablar del catador de vino, ¿pero del agua?". Le llamó la atención y lo llevó al lienzo.

Así trabaja Pepe Cano y así lo plasma en su universo artístico. Un universo materializado en una figuración moderna repleta de expresionismo vital.

Pero no acaba aquí su obra, sino cuando se deja sorprender por las interpretaciones que de ellas hace el espectador. "Me gusta escuchar las historias fantásticas que la gente se monta desde mis cuadros", comenta.

En total Blanco reúne quince piezas realizadas en pintura al óleo y acrílico, trabajadas con arena, papel y otras texturas. "Siempre avanzo en la técnica y me gusta el resultado", comenta en referencia a su afán investigador. "Un artista debe tener inquietudes, avanzar y buscar otras fórmulas para sorprender", dice.

Tanto es así, que ya está trabajando en otro proyecto repleto de color, muy diferente de la muestra que ahora exhibe en Benot.

Pepe Cano. Pintura. Galería Benot. Puede visitarse hasta el próximo 18 de octubre, de lunes a viernes de 10.00 a 13.30 y de 17.30 a 21.00 horas. Sábados, de 10.30 a 14.00 horas

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios