Pastelito de celuloide couché

EEUU, 2010, Comedia romántica, 90 min. Director: Ryan Murphy. Intérpretes: Julia Roberts, Javier Bardem, James Franco, Richard Jenkins, Viola Davis, Billy Crudup. Guión: Ryan Murphy. Fotografía: Robert Richardson. Música: Dario Marianelli. Cines: Bahía de Cádiz, Bahía Mar, Ábaco San Fernando, Las Salinas, Victoria, Al-Andalus, Multicines Jerez, Yelmo, Ábaco Jerez.

Comer, rezar y amar son tres cosas que están muy bien si no se da la tabarra a nadie contándolo. No es cuestión de ir desgranando en las reuniones de amigos los menús devorados durante las vacaciones, para después preguntarles cuánto nos ha costado y deslumbrarles con nuestra habilidad para equilibrar cantidad, calidad y precio. Tampoco es cuestión dar la lata contándoles a los demás nuestros rezos, cuestión más bien íntima. Ni mucho menos -por ser aún más íntima- de exhibir las medallas o las cicatrices de nuestros combates de amor.

La autora del best-seller en el que se basa esta película no comparte estos sobrios y sensatos criterios, haciéndose rica al contar cuánto comió, rezó y amó mientras se buscaba a si misma. Lejísimos debía estar la tal si misma, porque la mujer tuvo que recorrer medio mundo hasta encontrarla. Por el camino se puso púa, ensanchó el espíritu y le dio alegría a su cuerpo Macarena. A la vuelta escribió el libro -que tuvo tanto éxito que hasta lo leyó Belén Esteban y hasta puede que se lo recomendara a su amiga Mariví- y con él se hartó de gana millones. El negocio le salió redondo.

Para el espectador de la película basada en el libro, por el contrario, no se trata de un buen negocio pasar por taquilla para verla. Salvo que se trate de un (estaba tentado de escribir una, pero no sería correcto) aficionado a los programas televisivos de viajes con presentadores-guías memos que no paran de hacer gansadas; que a la vez tenga unas inquietudes espirituales que no vayan más allá de los libros de autoayuda y una cierta religiosidad difusamente posmoderna hecha con los recortes de todas las religiones pero sin las exigencias de ninguna.

Para este espectador (otra vez iba a escribir espectadora, lo siento) la película será una delicia. Para los demás será una plasta cursi de celuloide couché con una gotitas sentimentales y trascendentes que la hacen aún más indigesta. Ryan Murphy, creador de series televisivas de gran éxito (Nick/Tup y Glee, esta última en formato de musicales interpretados por Lady Gaga, Britney Spears o Madonna), debutó en cine con una pretenciosa comedia negra y ácida (Recortes de mi vida) para pasarse ahora a este pastelón gastro-místico-viajero. Julia Roberts posa. Javier Bardem pasaba por allí.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios