Pacino pasa muchos apuros en '88 minutos'

  • Pierce Brosnan, Gerard Butler y Maria Bello protagonizan otro thriller, 'Chantaje'

Dos thrillers para este primaveral puente. En 88 minutos contamos con el protagonismo de Al Pacino, al que se le hace muy difícil alejarse de un género que ha significado alguna de sus cotas más altas como actor, como demuestran Tarde de perros, Serpico o Heat, entre otras. Precisamente, pronto veremos un nuevo film donde vuelve a unirse a su compañero en este último título, el carismático Robert de Niro. Por de pronto, 88 minutos sigue la tradición de películas cuyos protagonistas luchan contra el reloj. Pacino da vida a un prestigioso psiquiatra que da clase en la universidad y colabora en investigaciones del FBI. Un día recibe una llamada anónima que le indica que en 88 minutos será asesinado. Tiene este tiempo para descubrir quién va a ser su ejecutor, con tres grandes sospechosos: un alumno disgustado, su antigua amante y un preso al que ayudó a llevar al corredor de la muerte.

Chantaje presenta a un atractivo trío protagonista, como es el formado por Pierce Brosnan, Gerard Butler, el Leonidas de 300, y María Bello, una de las mejores y más desaprovechadas actrices de su generación, como demostró en Una historia de violencia y The Cooler. Uno de los atractivos del film es ver al antiguo 007 en un papel de villano villanísimo. Concretamente, un psicópata que entra en la vida de una familia perfecta formada por un joven matrimonio y su hija pequeña. Secuestra a esta última, pero el precio del rescate es asombroso. Sus padres tienen que matar a una persona si quieren volver a verla con vida. Es el principio de una serie de juegos terribles con sus víctimas.

Antonio Banderas, que últimamente tiene un pie en Hollywood y otro en nuestro país con sus proyectos de producción, protagoniza Mi novio es un ladrón. Veremos como sigue su estatus ante las amenazas españolas que están desembarcando en la Meca del Cine, caso del oscarizado Javier Bardem o Penélope Cruz, entre otros. Como compañera de reparto tiene a la reina del melodrama ochentero, Meg Ryan, y el ascendente Colin Hanks, hijo de Tom (visto hace poco en Rastro oculto), quien da vida a un agente del FBI. Regresa a casa tras una larga estancia en el extranjero y se lleva la sorpresa de que su madre ha rejuvenecido en su ausencia y se ha convertido en una atractiva mujer de comportamiento bastante alocado. En esto que recibe una nueva misión, como es seguir y controlar los movimientos de un ladrón de arte internacional que aparece en la ciudad. Lo que ignora es que su objetivo conoce a su madre y empiezan una relación que le pone e los nervios.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios