Osamu Tezuka y el manga moderno

  • El japonés está considerado uno de los padres del género, además de creador del anime

La estampación japonesa ha tenido una influencia en el arte occidental que de alguna forma podría equipararse a cómo el mundo del cómic y sus seguidores se encuentran fascinados por las viñetas que nos vienen de Asia.

Es innegable que el conocido como manga -o tebeo realizado en Japón- es un punto de referencia para el mercado editorial y del consumidor, al margen de sus inconfundibles peculiaridades .

Ha conseguido llegar a un público (juvenil, infantil y femenino) para el cual, por lo general, la afición a la narrativa en viñetas era algo inédito y ha logrado que sus personajes y títulos sean conocidos para el gran público, ya sea en el formato impreso o en sus versiones animadas.

En su lugar de origen, el manga -que podría traducirse como "dibujos caprichosos" o "garabatos"- es todo un fenómeno de masas que abarca a todos los estamentos de la población, pues está enfocado de manera singular a todas las profesiones (existen títulos dedicados a panaderos, conductores de tren, jugadores de tenis, etc…), tendencias sexuales (hentai, yahoi, yuri…) o gustos de lectura (shonen, shojo, seinen, etc…) y por supuesto la característica que más sorprende a los no iniciados en esta literatura es el hecho de que fuera de sus fronteras muchas obras se publican en el sentido de lectura oriental tal como fueron concebidos en su origen.

Todo este fenómeno artístico y mediático podría decirse que empezó a tomar forma, tal como lo conocemos actualmente, con este hombre: Osamu Tezuka.

Nacido en 1928, empezó a estudiar medicina pero su afición al dibujo hizo que a los veinte años publicara su primera obra La nueva isla del Tesoro, en un formato que popularizó: tomos de 200 páginas en papel de baja calidad y a precios populares.

En un país que se recuperaba de la II Guerra Mundial, la necesidad de evadirse era evidente, y en este marco nacieron revistas infantiles dedicadas sólo a la historieta como la Manga Shonen de Tokio, donde nació el que puede ser su creación más conocida: Astroboy, un robot con forma de niño con increíbles poderes.

Osamu Tezuka también es considerado el creador del anime (trasladar a la animación los mangas más famosos) por la adaptación que hizo de dicho personaje en la que está considerada la primera serie de dibujos animados japonesa.

Desarrolló un esquema de epopeya en forma de serie de relatos y diversificó su producción en múltiples géneros, de los que destacan las versiones que hizo de clásicos de la literatura o el manga para chicas o Shojo manga (La Princesa Caballero, considerado el primero en su estilo).

A mediados de los años 50 la editorial desapareció, pero ya se habían puesto los pilares de la industria del manga y anime contemporáneos.

Como guionista y dibujante fueron varias las técnicas pioneras que aportó al lenguaje del estilo que nos ocupa, como el hecho de ser el primero en contar historias con una trama desarrollada y más elaborada o usar onomatopeyas para dar mayor énfasis a la acción.

En el aspecto gráfico destaca por encima de todo la influencia que recibió de Walt Disney, algo que apreciamos enseguida con un sólo vistazo a su obra y que se hace evidente en los ojos desproporcionadamente grandes de sus personajes, un dinamismo elástico en sus movimientos y una línea clara que nos mueve por la historia con soltura.

Tan grande ha sido su influencia que la base de su estilo perdura en los autores japoneses y en sus obras actuales, sus creaciones siguen viviendo en la cultura popular y tras su muerte en 1989 varios de los periódicos japoneses más importantes pidieron que se le entregara el premio Nobel de Literatura, aunque fue rechazada la propuesta.

Desde 1997 se celebra anualmente el Osamu Tezuka Culture Award, en honor a su aportación al manga moderno, premio donde son galardonados aquellos mangaka (autores que realizan manga) que siguen la visión de Tezuka. La visión de que el cómic (o el manga) y los libros se hallan a un mismo nivel para narrar historias.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios