Obras "actuales" de maestros de los siglos XV y XVI, en Belén

  • La galería jerezana expone obras de artistas como Seghers, De Peralta y José Ribera

"Esto es un mini Thyssen". Apuntó alguien una vez al conocer la Galería Belén. Una casa, un espacio para el arte contemporáneo en pleno centro de la ciudad, concretamente, en calle Francos. Rompedora de moldes, esta galería llena ahora su espacio con una colección particular de pintura antigua llamada Ama Omnia, que se expone por primera vez. Una filosofía, "amar todas las cosas", como ley de vida de los propietarios de la sala, Ramón y Paloma.

La exposición, que se podrá visitar hasta el 11 de abril, expone tablas en su mayoría españolas de los siglos XV al XVI y dos cuadros, El beso de judas, de Gerard Seghers, del XVII y el Descendimiento a los Infiernos de Pieter Coecker Van Alss, del XVI. Además, se puede disfrutar del lienzo Cristo Salvador del mundo de José Ribera. "Por las fechas en las que estamos, esperamos que el público se acerque a conocer esta estupenda exposición, que creo además que es una oportunidad única para observar esta pintura antigua", comentó Paloma Caparrós, una de las propietarias de la Galería junto a Ramón Martín. De forma más concreta, del Maestro de Alcalá la Real se exponen tres tablas del siglo XV, que formaban parte del retablo que se encontraba en este pueblo de Jaén. Ante el desconocimiento del nombre del pintor se recurrió a este denominación de Maestro de... Según dicen, Alcalá la Real es tierra de artistas, y una parte de ellos se pueden ver en este espacio a través de Santos, Mateo, Andrés y Matías, Santa Catalina de Alejandría y La lapidación de San Esteban.

Por su parte, del maestro castellano Juan de Peralta, llamado Maestro de Sigüenza, se pueden ver San Francisco y San Blás, del siglo XV. De hecho, en el Museo del Prado obras de este artista. Una de las obras favoritas de Paloma es el Santo entierro del Maestro de Langa, del siglo XV.

Bartolomé de Castro, también castellano, del siglo XV, firma las obras San Pedro, La visita de María a Santa Isabel y San Antón. La joya de la corona, la que preside toda la exposición y deja al visitante absorto es El beso de Judas de Segher, pintura tenebrista, muy caravaggiesca. Se identifica como flamenca por el tipo de figuras, adornos, que entonces no eran normales. Tablas planas, con poca perspectiva, pero más bellas si cabe. "Creo que son obras de total actualidad. La pintura en sí no tiene época. Creo que está todo inventado y creadores maravillosos se pueden contar con los dedos de las manos. Todos quieren innovar pero se siguen repitiendo cosas que ya se han hecho".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios