Objetivo, salvar la Casa Arizón de Sanlúcar de Barrameda

  • La Asociación Cultural Aula Gerión tiene abierta una campaña hasta el 24 de febrero para que se restaure y se destine a uso público el conjunto monumental

Comentarios 5

La Casa Arizón está en peligro. La Asociación Cultural Aula Gerión denuncia que este conjunto arquitectónico que se erige en pleno centro de Sanlúcar, declarado Bien de Interés Cultural (BIC) con categoría de Monumento en 2001, se encuentra en estado ruinoso y abandonado por parte de su propietaria, la empresa Casa Grande Arizón. A esto hay que añadir un proyecto urbanístico aprobado por la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía y por el Ayuntamiento de la ciudad que contempla la construcción de más de ochenta viviendas en este conjunto monumental, a lo que la Asociación se opone.

"El casco viejo de la ciudad fue declarado Conjunto Histórico-Artístico en 1973 y no se está respetando. En los últimos años está sufriendo la especulación urbanística", comenta indignada la presidenta de Aula Gerión, Ana Gómez. Por eso, ha organizado la campaña Salvemos Arizón, que consiste en la recogida de firmas en papel y adhesión a través de la página web www.gerionsanlucar.com, que se mantendrá hasta el 24 de febrero.

Todas las firmas y adhesiones que consiga la asociación, se adjuntarán a un dossier documental y a una petición popular que hará llegar a las máximas autoridades en materia de Patrimonio Histórico, tanto de la comunidad andaluza como del Ministerio de Cultura y al Parlamento Europeo.

El Conjunto Monumental Casa Arizón fue edificado entre los siglos XVII y XVIII. Ocupa más de 5.000 metros cuadrados y está considerado como un excepcional modelo de los palacios propios de los grandes comerciantes de España con América. De estilo barroco, está compuesto por dos grandes casas y varios almacenes y bodegas, y su estructura fue concebida para cumplir una doble función residencial y comercial.

En la petición popular que Aula Gerión enviará a las autoridades, se solicita, entre otras cosas, la expropiación del palacio y "que se obligue a la empresa Casa Grande Arizón a cumplir con su deber legal de restituir lo arruinado durante los dieciocho años de abandono".

Una de las soluciones que plantea es que las administraciones públicas tomen medidas subsidiarias de urgencia, según contempla la nueva Ley de Patrimonio Histórico Andaluz, para realizar obras de rehabilitación con el fin de frenar el deterioro. "Otra temporada de lluvias puede ser fatal para el edificio", apunta Ana Gómez.

Aula Gerión propone que Arizón "se destine a diversos usos públicos acordes con su vocación americanista". Y sugiere la instalación del Museo de Cargadores a Indias, un Centro de Estudios Hispano-Americanos y una Universidad Latinoamericana de verano, entre otros.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios