Xxvii festival iberoamericano de teatro Inauguración de las exposiciones del FIT

El Museo del Títere se estrena con una muestra de marionetas mexicanas

  • 80 piezas integran 'Identidad y Teatro Popular', de la colección Rosete-Aranda-Espinal · También se inauguró una exposición fotográfica sobre 'Teatro Mexicano Actual' y la obra reciente de Diego Pombo

El Museo Iberoamericano del Títere está de enhorabuena. La muestra de títeres mexicanos Identidad y Teatro Popular pone a prueba el reconvertido equipamiento, que se estrena en su verdadero cometido al hilo del FIT, que ayer inició su periplo anual en Cádiz. Es así como el nuevo espacio que ocupa la antigua fortaleza gaditana abraza delicadamente las 80 marionetas procedentes de la colección Rosete-Aranda-Espinal, que llega de la mano del Instituto Nacional de Bellas Artes de México y el Fit.

Junto a esta muestra se inauguró en la primera planta del Museo del Títere una exposición fotográfica de Teatro Mexicano Actual y otra de la obra más reciente del pintor mexicano Diego Pombo, autor del bello cartel que representa la XXVII edición del Fit.

Antonio Castillo fue el encargado de inaugurar el acto, en el seno de un Museo "que ya se va encarrilando hacia lo que será", pues el "el próximo año encontraréis con la colección de Títeres de la Tía Norica y la de Ismael", puntualizaba al inicio del multitudinario acto al que acudieron la alcaldesa de la ciudad, Teófila Martínez, así como Pombo y los comisarios de la muestra de Títeres y de fotografía, David Castillo, Juan Pablo Bocanegra y el Coordinador Nacional del Teatro del INBA (Instituto Nacional de Bellas Artes) de México, Juan Meliá.

Fue Meliá el encargado de esbozar para los asistentes un recorrido que se articula en cuatro áreas y espacios. Bajo las bóvedas que dibujan el techo de la planta baja se exhiben las marionetas de las dos importantes colecciones de títeres mexicanos ahora vinculadas, Empresa Nacional Mexicana de Autómatas Hermanos Rosete Aranda - como forjadora de la tradición en 1835- y la empresa Carlos V. Espinal e hijos -que mantuvieron su identidad hasta mediados del XX-. Entre ambas, apenas diferenciadas por el material y alguna temática, repasan la identidad política, social y cultural mexicana desde la tradición titiritera. En la primera de las salas se muestra así la historia española en títeres, con personajes como Hernán Cortés, Chulo madrileño o Manolete, "pues la historia del teatro mexicano hablaba con acento castellano a principios del XX", esgrimía Juan Melía sobre este estrecho vínculo entre dos países, dos continentes y compañías titiriteras "con historias paralelas a la de la Tía Norica". Le sigue en esta secuencia una sala que recoge la cultura internacional, con preciosas marionetas de históricos personajes de la ópera de Turandot o Madame Butterflay, por ejemplo, así como otros espacios destinados a la cultura e historia netamente mexicana. En esta sección se recogen marionetas de personajes como Miguel Hidalgo, padre de la patria, o ataviados con vestimenta típicas como la nacional de tamaulipeco, de mariachis o de chino poblana. Por último, el recorrido se inserta en el mundo de cuentos y fantasías, con títeres de Caperucita, el Lobo o Blancanieves. Junto a ellos lucen un vídeo del proceso de restauración de marionetas, así como otro sobre el Siglo de Oro del Cine Mexicano, siempre vinculado al mundo del títere.

Y del títere a la pintura sugerente Diego Pombo, que se mostró encantado de exponer su obra más reciente en Cádiz, "donde estoy como en casa", "inaugurando en un espacio como éste, en el FIT, el año del Bicentenario", dijo.

Sus cuadros homenajean a los músicos callejeros en medio del ambiente desenfadado al que se presta la iconografía popular en la que se mece su obra, siempre inyectada de humor, sarcasmo y crítica social. Entre ellos lucen, abriendo una de las salas de la primera planta, el original del cartel enunciador, además de otras piezas cargadas de simbolismo.

Como ejemplo la pieza Los tres majaderos, con Jesucristo, Bolívar y el Quijote, en primer plano, junto a la Banda de Los impresentables; La Fania y Fany o la mini serie de Simón Bolívar enamorado en posición de cante de serenata completan esta muestra enmarcada en en la escena social colombiana.

Por último, se inauguró la muestra de fotografía Teatro Mexicano Actual, que desde la obra de Enrique Gorostieta, Fernando Moguel, Raúl Kigra y Jorge Carreón recoge la diversidad y potencia de esta manifestación, desde las múltiples regiones y raíces en que se han erigido y consolidado la nueva dramaturgia.

Las exposiciones se abrieron al público ante un numeroso séquito de fiteros, esta gran familia con la que Teófila Martínez se mostró encantada de reencontrarse, y que "tantas puertas nos ha abierto" en todos los países de Iberoamérica, de cara a la programación de la capitalidad iberoamericana de la cultura que este año celebra la ciudad, agradeció la alcaldesa.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios