Muere France Gall, icono de la canción francesa de las décadas de los 60 y los 70

France Gall, uno de los mitos de la canción francesa, sobre todo en la segunda mitad de los años 60 y en los 70, murió ayer a los 70 años en París, donde había sido hospitalizada por una infección severa.

"Hay palabras que no se querrían pronunciar nunca. France Gall ha ido al paraíso blanco después de haber desafiado durante dos años, con discreción y dignidad, la recaída de su cáncer", precisó en un comunicado su encargada de comunicación.

La cantante, que llevaba dos décadas retirada, se llamaba Isabelle y nació el 9 de octubre de 1947 en la capital francesa. Cambió ese nombre por el de France al inicio de su carrera, cuando la escena francesa estaba dominada por Isabelle Aubret.

Era la hija de Robert Gall, cantante y autor de canciones de éxito, entre otros para Edith Piaf, Charles Aznavour o Cécile Berthier. Su padre impulsó que se iniciara el mundo de la música y cuando cumplío 16, empezó a escucharse su voz en la radio con su tema Ne soit pas si bete, que se alzó al puesto 44 de las mejores ventas.

Serge Gainsbourg contribuyó a catapultar al éxito a France Gall: vendió dos millones de ejemplares con su disco Sacré Charlemagne", publicado en 1964, y al año siguiente con el tema Poupée de cire, poupée de son ganó el concurso de Eurovision.

Tras un periodo de éxitos y fracasos, su resurrección vino de la mano del compositor Michel Berger que le encandiló y al que pidió que escribiera para ella, algo que hizo en 1974 con La déclaration d'amour, que relanzó su carrera. Con él se casó y tuvo dos hijos. En los 90 se retiró cuando falleció su esposo, en plena gira de ambos, y de forma definitiva cuando murió su hija en 1997. También tuvo cáncer de pecho. En los últimos años, se dedicó en gran medida a acciones humanitarias.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios