Crítica de Cine cine

Mr. Bennett & Mrs. Smith

The lady in the van

Comedia dramática, Reino Unido, 2015, 102 min. Dirección: Nicholas Hytner. Guion: Alan Bennett. Fotografía: Andrew Dunn. Música: George Fenton. Intérpretes: Maggie Smith, Alex Jennings, Jim Broadbent, Clare Hammond, Jamie Parker, Roger Allam, Deborah Findley. Cines: Bahía Mar.

Apúntenme la falta. Iba uno a ver The lady in the van con la escopeta cargada de prejuicios (otra de anciana y redención, pensaba) y sin los deberes hechos, a saber, tomando el tráiler como única -y a todas luces poco fiable- referencia, sin saber que la película no es, como parecía, un mero retrato bienintencionado y amable sobre una mendiga testaruda, loca y cascarrabias aparcada con su furgoneta amarilla y sus traumas en una calle residencial del barrio de Candem en Londres.

No, esta película es algo más que eso. Y es que se trata de un ejercicio de metaficción escrito a partir de su propia vida por el gran dramaturgo y guionista británico Alan Bennett (Función privada, Ábrete de orejas, La locura del Rey Jorge), que se desdobla aquí como narrador y protagonista (doble a su vez) de un pequeño juego de cámara al que da cuerpo un estupendo y sarcástico Alex Jennings.

Pero nuestra anciana de misterioso pasado es, qué duda cabe, el epicentro y catalizador de este divertimento por el que desfila la clase media británica con todos sus tics y toda su hipocresía, la religión, la (falsa) caridad o la política social observadas con bastante sorna, la autoconciencia, en fin, como mecanismo de ida y vuelta que, a pesar de tener algunas cartas marcadas, trata al espectador no ya como un ente meramente pasivo para la empatía geriátrica sino como parte activa del juego, de sus niveles, entradas y salidas.

Y claro, esa anciana poderosa es la gran e hiperactiva Maggie Smith, de nuevo, como tal vez no podría ser de otra manera, en uno de esos papeles de mujer irreductible a la que la edad no sólo no ha limado o ablandado para los premios secundarios sino que ha sacado aún más matices y aristas interpretativas para encarnar a protagonistas absolutas.

The lady in the van sortea así con cierto éxito la sensiblería humanista y el retrato complaciente para ir un poco más allá de su apariencia de cuento crepuscular y buenrollista. La película de Nicholas Hytner se sabe siempre autoconsciente, y es eso lo que la hace mucho más inteligente, interesante y disfrutable de lo que aquel burdo tráiler promocional nos venía anunciando desde hace meses.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios