Miguelanxo Prado, Premio Nacional de Cómic por 'Ardalén'

  • El galardón está dotado de 20.000 euros La obra publicada por Norma gira en torno a la memoria personal

El autor Miguelanxo Prado fue galardonado ayer con el Premio Nacional del Cómic 2013 por su obra Ardalén, de la que el jurado ha destacado su "carácter poético" y su "maestría técnica" en el uso del color.

Arladen, según Prado, es una historia "en torno a la memoria personal" donde usa la memoria como "esencia" de la existencia, de la "percepción de la vida" y de la "identidad" para contar la vida de "un puñado de seres humanos" que se ayudan y se "hacen daño" unos a otros.

Se trata de un trabajo publicado por Norma en castellano y en gallego, en el que el ilustrador invirtió tres años y que vio la luz a finales de 2012.

El premio que le ha sido concedido por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, está dotado con 20.000 euros y tiene como objeto distinguir la mejor obra de esta especialidad publicada en cualquiera de las lenguas del Estado durante 2012.

Según el jurado, la obra premiada "mezcla la realidad con el sueño, la memoria y el olvido".

Tras recibir el premio con gran alegría, el galardonado dijo que "puedes llevar 30 años haciendo cómic, y cada nuevo proyecto tiene adosado una dosis de duda, de inseguridad -ha expresado-, porque no sabes si te estás equivocando al contar esa historia. El primer calmante es la reacción del público; luego, cuando el editor te dice que se está vendiendo, eso tranquiliza mucho, y, si finalmente el libro recibe algún premio, se cierra el círculo".

Prado (A Coruña, 1956), habla del premio como de un "calmante", ya que, según ha puntualizado, esta "enfermedad" no tiene "cura"", y, con la escritura del siguiente libro, "se reproduce" el miedo y la inseguridad.

El gallego, quien desde 1998 dirige el salón del cómic Viñetas Desde o Atlántico, también ha añadido que el galardón es, además, "positivo" para el mundo del cómic en general y considera que desde su creación en 2007, ha supuesto "un cambio sustancial" en el séptimo arte en nuestro país.

"El cómic ha tenido siempre un público muy fiel, pero por eso mismo se ha movido siempre en unos límites un tanto férreos. El que era lector de cómic era muy fiel, pero prácticamente no existe, como en otros medios, el publico ocasional", ha dicho.

En este sentido, según Prado, el galardón "ayuda mucho" a darle visibilidad al medio y hace que "lectores que no son frecuentes" descubran que puede haber "algún libro que les interese".

"Es una alegría recibir el premio, pero siempre digo que quien piense que porque una obra suya reciba un galardón lo convierte automáticamente en el mejor libro y se crea mejor que el resto de sus compañeros, es idiota", ha expresado el autor.

Miguelanxo Prado inició su trayectoria colaborando en revistas como Creepy, Comix Internacional y Zona84; en 1985 publicó Fragmentos da Enciclopedia Délfica, su primer álbum en solitario.

A Délfica le siguieron otros textos como Stratos, publicado en 1987. Más adelante realizó la serie Quotidiania Delirante para la revista satírica El Jueves, aunque fue en 1990 cuando sacó su álbum más reconocido, Trazo de tiza, hasta el momento.

Con esta obra, Prado consiguió el reconocimiento internacional, así como premios en el Festival de cómic de Angouleme y en el Salón del Cómic de Barcelona.

Pero sus trabajos también se extienden a otros medios como la televisión. De esta forma, para la Televisión Galega creó el personaje Xabarín, así como todos los de la serie Os vixilantes do Camiño.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios