Metáfora de ladrillo

Director: Víctor Moreno. España, 2012.

Desde la Torre de Babel al Titanic, muchas son las creaciones humanas que por la fatalidad o el destino se han convertido en metáforas del castigo merecido por nuestro pecado -sin enmienda, también éste- de soberbia. El edificio objeto del documental, como su nombre indica, particulariza e ilustra la euforia de nuevos ricos que nos invadió en pleno boom del ladrillo inmobiliario, así como el efecto de la onda expansiva que nos ha lanzado como nuevos mendigos que suplican por un rescate. Esta propuesta recorre minuciosamente, quizás en exceso, las entrañas del edificio, recreándose en los restos de naufragios de otras vidas, como si hubieran tenido que abandonarlo sin previo aviso. La cámara se mueve y se pierde con los habitantes ocasionales, ya sean vigilantes, obreros o promotores, algún que otro antiguo inquilino e incluso algún espectro recalcitrante a abandonarlo, con lo que se va desgranando su historia y geografía. Así mismo, asistimos como testigos de cargo a los golpes de piqueta que actúan sin piedad sobre estructuras sólidas o elementos que aún parecen útiles, como un sacrificio a la diosa obsolescencia, mientras el sonido y la furia no permiten apreciar que la crisis avanza a pasos agigantados. Y de repente, queda España vaciada, hueca, sin recursos, reducida a un gigante fantasmal sobre cuyas paredes de ladrillo resuenan los ecos de toma el dinero y corre.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios