Mestizaje teatral

De alguna manera, Mariana González Roberts ejemplifica en este FIT el mestizaje que representa América y el teatro. A pesar de ser argentina, es descendiente por parte de madre de familia galesa, que en su momento emigró a la Patagonia. Y ha acabado viviendo en Sevilla, en este efecto de ida y vuelta entre España y sus antiguas colonias que se está dando. Su voz argentina sale de un cuerpo pelirrojo que delatan sus genes celtas. Todo un cruce enriquecedor.

El espectáculo es intimista y humano. La única actriz recrea la historia de su familia materna, desde la salida de Gales hasta su hija, último eslabón de una cadena que va a seguir seguramente. Ella es la recipiendaria de esta historia, en forma de cuento que le narra su madre, y que articula toda la obra. Hay representación, música, idioma gaélico, y gran ternura. Así, Ar Lan a Mor es un camino casi iniciático. El orgullo de sus orígenes es la ruta que ha sido de mezcla y de integración, aunque no se desdeña lo privado. Así, cuando la actriz rememora el golpe que fue para ella la muerte de su madre, donde expresa su dolor arrasando la arena que marca el espectáculo. Arena de las orillas del título, de ese mar que cruzaron sus ancestros y por donde ha vuelto su descendiente para unir dos épocas.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios