Martínez Shaw revive en Cádiz la gran empresa pesquera de la Ilustración

  • El catedrático de Historia Moderna ingresa en la Academia Hispano Americana con un discurso sobre la Real Compañía Marítima · Fue presentado por su homólogo Antonio Bustos Rodríguez

Ataviado con la rigurosa etiqueta que exigía su intervención, Carlos Martínez Shaw recorrió ayer por la tarde el luminoso camino que separa el hotel Atlántico del antiguo Gobierno Militar admirando, como en cada visita, la balaustrada de la Alameda y las vistas a la Bahía gaditana. El mar y las relaciones comerciales que las aguas atlánticas han tejido a lo largo de la Edad Moderna han sido, desde hace años, una constante en las investigaciones y aportaciones bibliográficas de este catedrático de Historia de España de la UNED que ayer ingresó en la Real Academia Hispano Americana.

Su presencia en Cádiz marcó una de las jornadas más esperadas de este año en la institución que ahora dirige el profesor Rafael Sánchez Saus ya que el nuevo académico correspondiente de la corporación en Madrid, donde tiene su despacho en la sede central de la UNED, es un gran conocedor de las relaciones entre España e Hispanoamérica. Por eso, el tema de su discurso no versó estrictamente sobre Cádiz -"a la que me referí en noviembre en mi discurso de ingreso en la Real Academia de la Historia al hablar de la Real Compañía de Filipinas que aquí tuvo su sede", declara- y sí sobre un aspecto poco conocido de las relaciones con América: la Real Compañía Marítima.

"Fue una compañía privilegiada, que crearon diversos funcionarios de la Corte y empresarios del norte de España para promover la pesca de la ballena y del león y el lobo marinos en las aguas de la Patagonia atlántica. Su ambición fue grande y trató de crear una compañía pesquera y una colonia poblacional en Puerto Deseado. Más tarde, el centro de gravedad de la firma se trasladó al puerto de Maldonado, en la Punta del Este, y hasta su extinción estuvo activa en la isla Gorriti. La Real Compañía no reportó grandes beneficios porque lastraron su andadura los problemas financieros, administrativos y tecnológicos". Fundada en 1792, esta Real Compañía Marítima "es la gran empresa fundada al final de la Ilustración para la explotación de la pesca de altura. Apenas ha sido estudiada desde la óptica de la historia española; en Argentina o Uruguay se la ha investigado más desde la teoría económica", añade Martínez Shaw.

El investigador fue presentado por el catedrático de Historia Moderna de la Universidad de Cádiz, Manuel Bustos, con quien le une una gran camaradería desde años. "Me llevo fenomenal con él y con mis otros colegas gaditanos, los historiadores Manuel Ravina, Alberto Ramos Santana, Alfonso Franco... Y de Cádiz es también mi gran amigo Manuel Teruel, cuya asistencia al acto me ha emocionado", enfatiza. El nuevo académico gaditano confía en que, con semejantes investigadores de primera fila en Cádiz, el Bicentenario propicie "no sólo estudios de carácter constitucionalista, sino también sobre la consideración de América y Filipinas por las Cortes así como el momento económico que se vivió en 1812 en relación al comercio colonial".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios