Marset trató de comprar el 'Santa Rufina' de Velázquez sin que saliera a subasta

  • El director del Inaem afirmó que la adquisición del cuadro supuso "un nuevo paradigma en el país".

Parte de la segunda jornada del simposio internacional En torno a Santa Rufina: Velázquez de lo íntimo a lo cortesano estuvo dedicada al proceso por el cual el lienzo de Velázquez acabó, cuatro siglos después, en la ciudad de su creador. El profesor Benito Navarro, asesor del Centro Velázquez (de la Fundación Focus Abengoa, organizadora del encuentro y compradora del cuadro), presentó a Juan Carlos Marset, director del Instituto de las Artes Escénicas y la Música (Inaem) y delegado municipal de Cultura durante las negociaciones, como el responsable de la intervención "definitiva" para el éxito de la operación.

Marset confesó que, para evitar un nuevo "fracaso" como el de 1999 -cuando el cuadro salió a subasta, entonces en Nueva York, y los gobiernos central, autonómico y municipal pujaron en vano por él-, negoció con Sotheby's la compra del cuadro "sin que saliera a subasta, para evitar las limitaciones de la Administración"; la posibilidad fue rechazada de plano por la empresa.

El ahora director del Inaem está convencido de la adquisición del Santa Rufina representó un "posible paradigma nuevo o al menos infrecuente en este país" de las "difíciles" relaciones entre la iniciativa privada y las administraciones públicas. Aquélla, recordó, fue una "experiencia no por audaz nada aventurada". "Todo fue muy estudiado", insistió.

Consideró además que la cuestación popular organizada por la asociación Velázquez por Sevilla -a la que el alcalde y él fueron "los primeros" en contribuir- fue "legítima" y tuvo un alto valor, "no cuantitativo, pero sí cualitativo". "Todas las fórmulas [que se barajaron para la operación] no las daremos nunca -dijo, un punto críptico-, porque algo de intuición hubo también. Lo que teníamos claro es que nadie iba a adquirir un cuadro, sin más, para Sevilla". Por eso, concluyó, el Ayuntamiento "eligió" a Focus, por su "trayectoria", porque no iba a tener el cuadro "como una pieza de caza", sino que lo utilizaría como base de un "proyecto de futuro y viable".

Durante la jornada también intervino James McDonald, precisamente el director del Departamento de Pintura Antigua de Sotheby's, premiado por sus colegas del mercado por la operación del Santa Rufina. Su charla trató de la evolución de las obras velazqueñas en el mercado, desde sus inicios, con "valor limitado", cuando fuera del país se pensaba que la pintura española era "una corrupción de la menor de las escuelas italianas", hasta el presente. "Es algo que seguramente no pasará durante nuestras vidas -dijo-, pero si alguna de sus obras maestras saliera al mercado rompería las cifras que ahora se manejan en el arte impresionista y contemporáneo".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios