María Asunción Mateo renuncia a presidir la Fundación Alberti

  • La viuda del poeta comunicó por escrito su dimisión el pasado 4 de agosto al alcalde de El Puerto · El patronato de la entidad tendrá que reunirse ahora para hacer oficial la decisión y buscar alternativas

Comentarios 7

La que ha sido la presidenta de la Fundación Rafael Alberti durante los últimos 17 años, María Asunción Mateo, ha presentado su dimisión. El pasado 4 de agosto la viuda de Rafael Alberti remitía una carta al alcalde de El Puerto, Enrique Moresco (uno de los patronos de la entidad) para comunicarle su decisión, alegando motivos personales. Enrique Moresco confirmó ayer la decisión de María Asunción Mateo y añadió que en un primer momento trató de que la reconsiderara, pero al no haber sido así se ha solicitado una reunión del Patronato de la Fundación en la que se tendrá que hacer efectiva la renuncia y se verá cómo se procede de cara al futuro.

Lo cierto es que la decisión de María Asunción Mateo pone ahora en un brete al Ayuntamiento de El Puerto, depositario del legado de Rafael Alberti y propietario de las dependencias en las que tiene su sede la entidad, una casa de tres plantas ubicada en la calle Santo Domingo, en la que vivió de niño el poeta. En el Patronato de la Fundación están representados el alcalde de El Puerto, el concejal de Cultura (Millán Alegre) y los hijos de María Asunción Mateo, Marta y David Borcha, así como la propia viuda del poeta, que hasta ahora ejercía los cargos de presidenta y directora. La Fundación cuenta con varios empleados municipales pero también tiene personal propio. Precisamente el pasado mes de agosto dejaba su cargo, tras haber alcanzado un acuerdo con la entidad, el que durante los últimos doce años había sido secretario de la Fundación, Manuel Martínez Cordero, quien fue indemnizado tras haber vivido un agrio enfrentamiento con la entonces aún presidenta. Martínez Cordero la acusaba de acoso laboral, impago y de supuestas irregularidades en la gestión de la entidad, denuncias que no llegaron a verse en los tribunales ya que Martínez Cordero las retiró tras ser indemnizado.

La Fundación Rafael Alberti quedaba constituida en el año 1993, coincidiendo con el 91 aniversario del poeta, y durante más de una década ha sido un referente cultural en toda la provincia. Actividades como los Encuentros con la Poesía, celebrados hasta el año 2004, trajeron hasta El Puerto a figuras de primerísima línea en el mundo de la cultura como José Saramago, Mario Benedetti, José Hierro, Pío Caro Baroja, Ana María Matute, Antonio Gala y un largo etcétera hasta que el ciclo se cerró en 2003. Otra de las iniciativas de la Fundación, 'Poesía Última', se desarrolló con gran éxito durante una década (hasta 2008) dirigido sobre todo a poetas jóvenes. Efemérides destacadas como el centenario del nacimiento del poeta o el décimo aniversario de su fallecimiento se conmemoraron también con destacados actos, aunque la actividad de la Fundación se ha ralentizado en los últimos años al margen de estos eventos señalados.

María Asunción Mateo, profesora de Literatura nacida en Valencia, contrajo matrimonio con Rafael Alberti en El Puerto en el verano de 1990 y en el año 1992, con el legado de Alberti ya su Puerto natal, el matrimonio se instala en un chalé en la zona residencial de Las Viñas, cedido por el Ayuntamiento, en el que sigue residiendo la viuda del poeta. María Asunción Mateo nunca ha terminado de estar del todo integrada en la ciudad, donde ha sufrido incluso algún que otro revés, como la decisión del Ayuntamiento de rotular el nuevo teatro municipal con el nombre de Pedro Muñoz Seca cuando unos años antes, en 1999 (con Alberti recién fallecido) el Partido Popular propuso que el espacio escénico aún por construir se llamara Rafael Alberti, lo que se aprobó entonces por unanimidad. Ocho años después, en septiembre de 2007, el equipo de gobierno de Enrique Moresco, también del Partido Popular, aprobó con sus socios Fernando Gago y Antonio Jesús Ruiz cambiar el nombre del teatro y denominarlo Pedro Muñoz Seca. María Asunción Mateo no dijo entonces ni una palabra pero se 'vengó' poco después, en el pregón de Carnaval de El Puerto del año 2008, cuando en tono irónico se preguntó a qué vino ese cambio de decisión.

Poco amiga de la vida social y las apariciones públicas, la vida de María Asunción Mateo siempre ha sido muy discreta en El Puerto, donde apenas ha participado en actos que no estuvieran relacionados con la Fundación, salvo el pregón de Carnaval de 2008, donde dio a conocer una cara hasta entonces desconocida para muchos portuenses.

Mujer de fuerte carácter, con esta decisión que parece irrevocable se abre ahora una incógnita sobre el futuro de la Fundación a la que ha dedicado los últimos 17 años de su vida, ya que si no hay un relevo rápido y claro la entidad corre el riesgo de perder la esencia para la que fue creada, la difusión, investigación y promoción de la literatura en general y de la obra de Rafael Alberti en particular, quedando las instalaciones en un mero espacio museístico.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios