Margaret Atwood, premio Príncipe de Asturias de las Letras 2008

  • El jurado destacó la ironía, el clasicismo y la denuncia presentes en la escritora a la hora de recibir el galardón · Víctor de la Concha reconoció que hubiera preferido un ganador en lengua española

Comentarios 3

La escritora canadiense Margaret Atwood obtuvo ayer el premio Príncipe de Asturias de las Letras por una obra que explora diferentes géneros "con agudeza e ironía" y asume "inteligentemente" la tradición clásica desde la defensa de la dignidad de las mujeres y la denuncia de las injusticias sociales.

La candidatura de Atwood, presentada por el director general del Libro, Archivos y Bibliotecas del Ministerio de Cultura, Rogelio Blanco, llegó a la última votación junto a la del autor español Juan Goytisolo, y se ha convertido en la primera mujer galardonada en la actual edición de los premios Príncipe de Asturias, en una categoría dotada con 50.000 euros.

Margaret Atwood, que obtuvo en 2000 el Booker Prize, ha publicado varios poemarios y es autora de más de veinte obras de ficción, entre ellas El cuento de la criada, una crítica feroz a la sociedad totalitaria; El asesino ciego, Ojo de gato y Resurgir, incluida por el crítico Harold Blomm en su libro sobre las mejores obras que forman el canon occidental.

Intimista, irónica, reivindicadora de la lucha de la mujer y de los derechos humanos en general, Atwood colabora intensamente con Amnistía Internacional y su nombre ha sonado en los últimos años para recibir el Nobel de Literatura.

Incondicional de los escritores franceses del XIX, como Flaubert, Zola o Maupassant, los clásicos rusos o Cervantes, Atwood se ha nutrido de ellos para diseccionar las relaciones humanas como si fuera un entomólogo, profesión que ejerció su padre en la Universidad de Toronto, pero aplicando su fina ironía, su humor y grandes dosis de misterio y psicología. Atwood, que escribe en inglés y en francés y ha sido traducida a más de treinta idiomas, también ha llevado algunas de sus novelas al cine y al teatro, como La mujer comestible(1969), El cuento de la criada (1985); Alice Grace y El asesino ciego, entre otras.

Tras hacer público el fallo del galardón, el director de la Real Academia Española (RAE) y presidente del jurado, Víctor García de la Concha, ha mostrado su satisfacción "sin reservas" por la concesión a "una novelista de valía universalmente reconocida".

No obstante, ha admitido que tanto él como otros miembros del tribunal preferían conceder el galardón a un escritor en lengua española dado que, tras su internacionalización, no recae en ninguno desde que Augusto Monterroso lo obtuvo en 2000.

Para su editora en España, Ana María Moix, y la traductora de su poesía, Pilar Somacarrera, su obra destaca por su ironía, humor y magnetismo, mientras que la crítica literaria Mercedes Monmany ha recordado que, tras haber sido en los 70 una destacada militante feminista, ha sustituido su radicalidad por la ironía para criticar el mundo que le rodea.

El escritor y miembro del jurado Fernando Sánchez Dragó ha considerado que la autora canadiense, "una buena escritora que combate en todos los frentes de la cultura", aúna "la corrección política, la condición femenina y la buena literatura".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios