Llegaron del espacio exterior

  • 'Invasión a tierra', dirigida por Jonathan Liberesman, mezcla el desembarco extraterrestre con el thriller militar

La ciencia ficción, a pesar de parecer un bloque monolítico, admite muchos matices: la fantasía futurista pura y dura, con utopías y distopías varias, las reflexiones filosóficas a lo Philip K. Dick, la aventura espacial tipo George Lucas, el terror como demostró Alien, etc. Y entre estos se halla el subgénero invasiones extraterrestres. Filmes que nos demuestran que además de no estar solos en el universo somos vulnerables a que otras civilizaciones que han resuelto el problema de atravesar años luz de vacío interestelar nos colonicen. Es un grupo de películas que siempre están latentes pero que parecen cobrar fuerza en épocas de crisis, donde los egos humanos están más frágiles y receptivos a su vulnerabilidad como especie.

Desde que Spielberg retomará el tema hace seis años con la adaptación de la novela fundamental de Wells La guerra de los mundos han abundado las invasiones del espacio exterior, pero Invasión a la Tierra, que se estrena hoy, es el tercer film que nos llega en meses. Primero fue Skylineen otoño, y la poco vista Monsters en enero. Claro que cada uno enfoca el tema desde su perspectiva. La primera no dejaba de ser una película de catástrofes donde un grupo de ciudadanos corrientes se enfrentaba a los alienígenas e intentaba sobrevivir, y la segunda abogaba por el diálogo entre civilizaciones estelares, un aspecto bastante olvidado en estos tiempos belicosos. Invasión a la Tierra es buen ejemplo de este aserto, pues en su metraje mezcla el desembarco extraterrestre con otro género muy en boga en el cine americano actual, como es el thriller militar. El film que nos ocupa cuenta como un grupo de aguerridos marines se enfrentan a los invasores del espacio exterior a tiro limpio, en el marco de una ciudad de Los Angeles completamente desquiciada por el ataque.

El origen de este proyecto viene del guionista Chris Bartolini, que tuvo que patearse varios despachos hasta encontrar quien lo financiara. Más curiosa fue la entrada del director Jonathan Liberesman, autor de La matanza de Texas: el origen. Se fue cámara en mano por Los Angeles, donde iba a transcurrir la acción, y luego insertó efectos especiales con programas informáticos, para demostrar que era el adecuado. El reparto, como ha ocurrido otras veces que ha habido marines por medio, recibió tres semanas de entrenamiento en tan duro cuerpo militar para ambientarse. Los actores están encabezados por Aarón Eckhart, este curioso actor que siempre está ahí pero no termina de romper, y Michelle Rodríguez, una de las protagonistas de la serie de culto Lost y piloto de helicóptero en Avatar. Un sargento de marines a punto de retirarse bastante harto de todo es presionado y recibe el mando de un nuevo pelotón, con un personaje problemático. Un soldado cuyo hermano murió a las órdenes del sargento y no le ha perdonado. El grupo se enfrenta a la invasión extraterrestre de Los Angeles, y es puesto a prueba en una misión: atravesar la ciudad infestada de enemigos del espacio exterior y acudir a una comisaría, donde un grupo de civiles ha quedado atrapado e indefenso. El reparto se completa con nombres como los de Bridget Monayhan y el joven Jim Parrack, de la serie 'True Blood'.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios